Arte

Inicio Arquitectura, Románica San Miguel y Santa María de Hildesheim

San Miguel y Santa María de Hildesheim

Publicado por Laura Prieto Fernández

En la ciudad alemana de Hildesheim situada en la región de Bajo Sajonia encontramos dos de los ejemplos arquitectónicos más destacados del románico norte, la Catedral de Santa María y el templo de San Miguel de Hildesheim.

La Catedral de Santa María comenzó su construcción en el siglo IX, concretamente en el año 872, sin embargo la iglesia actual obedece a una serie de reconstrucciones llevadas a cabo a mediados del siglo XX (entre los años 1950 y 1960) ya que durante el periodo de la Segunda Guerra Mundial el templo fue prácticamente derruido debido a los bombardeos de los Aliados. En esta reconstrucción se obviaron algunos de los añadidos que el templo había sufrido a lo largo de los años, en especial aquellos de época barroca, otorgándole a la construcción un aspecto más homogéneo del que en sí debería tener.

320px-Rosenstrauch

Nos encontramos ante un templo típico de la arquitectura otoniana con tres naves y dos ábsides simétricos, uno de ellos actúa de cabecera mientras que el otro, lo hace como acceso a los pies del templo y se encuentra flanqueado por altas torres. La planimetría original fue diseñada por el obispo Alfredo y en su haber cuenta con un patio en torno al templo que sigue los dictámenes de la arquitectura Bernardina. Bajo la actual cripta de la Catedral se han hallado los restos de la que debió de ser la primera iglesia dedicada a Santa María que no era más que un pequeño templo de planta cuadrangular.

Junto con la Catedral de Santa María encontramos otro templo, esta vez dedicado a la advocación de San Miguel que fue levantado a lo largo del silo XI por el obispo Bernward de Hildesheim para que le sirviese de capilla al monasterio benedictino que había fundado y a él mismo como lugar de enterramiento. De nuevo el edificio sigue los dictámenes de la arquitectura otoniana; esta vez nos encontramos con un templo de doble ábside pero que también posee doble crucero.

St_Michaels_Church_Hildesheim

Es precisamente el cuadrado que se forma en la intersección de las naves y uno de los cruceros el que sirve de módulo para la geometrización del espacio interior, ya que el mismo cuadrado define cada uno de los tramos en los que se ha dividido el templo. Dentro de éstos destaca la alternancia entre el uso de pilares o columnas. En el interior del edificio destaca también el artesonado de madera que durante la Segunda Guerra Mundial fue levantado y escondido en una mina cercana a Hildesheim para evitar que fuese sustraído como muchas de las antigüedades que se encontraban en el interior del templo.

En la actualidad y desde el año 1985, tanto la Catedral de Santa María como el templo de San Miguel de Hildesheim, forman parte de la lista de Patrimonio de la Humanidad elaborada por la Unesco.

Categorías: Arquitectura, Románica