Arte

Inicio Arquitectura, Prerrománica Santa María de Lebeña

Santa María de Lebeña

Publicado por Laura Prieto Fernández

En la localidad de Lebeña, Cantabria, encontramos uno de los mejores ejemplos de arte mozárabe o arte de repoblación que ha llegado hasta nuestros días, la iglesia de Santa María de Lebeña que fue declarada como Patrimonio Nacional en 1893. En realidad, no son muchos los datos que conocemos acerca de su fundación pero parece ser que ésta debió de ser en el siglo X, en torno al año 924, y en ella debieron de intervenir los Condes de Liébana. Según las fuentes documentales halladas al respecto, la idea era fundar un templo que albergase los restos de San Toribio.

68949

El conjunto de Lebeña presenta una gran unidad estilística lo cual parece indicar que el templo fue levantado en un espacio corto de tiempo sin embargo, en su obra se aprecian distintos elementos que nos hablan de la influencia que las corrientes prerrománicas de la época tuvieron en él, así por ejemplo encontramos elementos típicos del arte asturiano como el aparejo en la factura de los muros exteriores y otros típicos de la estética mozárabe como las arcadas sobre pilares o el alfiz.

En cuanto a la planimetría su influencia es más bien visigoda, nos encontramos ante un templo de planta rectangular con testero plano que se divide en tres capillas, una central y dos laterales, de las cuales la capilla central presenta un mayor desarrollo y profundidad que las laterales. Las tres capillas se comunican entre sí a través de arcadas de medio punto.
El cuerpo del templo también se encuentra dividido en tres naves creando un espacio muy compartimentado pero de gran belleza. El acceso desde el cuerpo de naves a las capillas se realiza a través de un arco de triunfo con forma de medio punto peraltado.

En cuanto al sistema de cubrición debemos destacar que todo el templo se cubre con bóveda de cañón de medio punto pero ésta, aparece dispuesta en torno a dos ejes distintos: mientras que las bóvedas de las naves y las capillas son longitudinales, en las naves laterales las bóvedas se han dispuesto de manera transversal.

La influencia del arte islámico en este tipo de templos de repoblación también se hace patente y prueba de ello son los arcos de herradura que sustentan lo empujes de las bóvedas. Los arcos descansan en columnas corintias cuyos capiteles se complican hasta con tres filas de hojas de acanto entre las cuales se interponen collarinos, un elemento que el templo de Lebeña toma de sus vecinas iglesias del prerrománicos asturiano.

Una de las particularidades que hacen de Santa María de Lebeña un lugar único es que se trata del primer templo en el que aparece el pilar compuesto que sirve de sujeción a los segmentos en los que se cortan simultáneamente las bóvedas longitudinales y las longitudinales.

Categorías: Arquitectura, Prerrománica