Arte

Inicio Barroca, Escultura David de Bernini

David de Bernini

Publicado por Laura Prieto Fernández

Esta escultura es obra del artista Gian Lorenzo Bernini (1598-1680) uno de los más grandes genios barrocos que llevó a cabo obras de arquitectura, escultura y pintura durante el siglo XVII. Realizada en mármol la escultura del David data de 1623-24. La obra fue encargada por el cardenal Scipione Borghese, uno de los mecenas más importantes del genial escultor y hoy se conserva en la galería que lleva su nombre.

Bernini representa a un joven de tamaño natural, el futuro rey de Israel, venciendo con su onda al gigante Goliat. Este tema es un fragmento extraído del Antiguo Testamento por lo que estaríamos ante un tema bíblico y cristiano, no obstante el escultor hace pericia de su habilidad para representar la anatomía humana por lo que la obra también se puede entroncar con las antiguas figuras de atletas de la Grecia clásica. La novedad reside en el momento elegido por Bernini, mientras que Miguel Ángel eligió un estado previo a la acción, el escultor barroco prefiere representar la acción en su momento más álgido. David ha girado su cuerpo y está listo para soltar la honda.

La obra de Bernini presenta una composición diagonal alejada de la verticalidad de sus primeras obras, la postura inestable del joven trasmite dinamismo e irradia energía. Los pies están separados y dispuestos en diagonal, en cuerpo se torsiona y mientras los brazos giran hacia atrás su cabeza lo hace hacia delante cogiendo impulso. El joven aparece con el ceño fruncido, concentrado en su labor. En el suelo y a su lado descansan varias armas que el joven rey ha desechado, una armadura y un arpa coronada por un águila, símbolo de la familia Borghese.

El movimiento en acto de la obra de Bernini hace que el espectador deba rodear la obra para adquirir un sentido completo, la multiplicidad de puntos de vista que contiene la obra nos obligan a ello. La serpentinata manierista se ha llevado en esta obra hasta sus últimas consecuencias, la línea y el movimiento del David nos recuerda más a la línea helicoidal que a la serpentinata; al igual que la columna salomónica el cuerpo del David se retuerce en un sinfín de posiciones distintas.
La luz juega con los entrantes y salientes del cuerpo y con el modelado de los paños creando sensaciones de claroscuro así como luces y sombras, algo típicamente barroco.

El tema del David fue muy repetido iconográficamente y una de las representaciones más famosas realizadas antes de la obra de Bernini es el David de Miguel Ángel. Sin embargo la obra de Miguel Ángel poco tiene que ver con la escultura de Bernini. Bernini realiza una composición abierta y dinámica siguiendo los parámetros barrocos mientras Miguel Ángel elige una composición y postura más sosegada de corte clasicista. El héroe renacentista es un hombre tranquilo y confiado en su rostro se aprecia la victoria, sin embargo en esta obra barroca David es un hombre concentrado, sabe que puede fallar y pone todo su empeño para no hacerlo.

Categorías: Barroca, Escultura