Arte

Inicio Escultura, Renacimiento «David» de Miguel Ángel

«David» de Miguel Ángel

Publicado por Chus

Es una gigantesca escultura realizada entre los años 1501-15004 para la Plaza de la Signaría, delante del Palazzo Vechio de Florencia, que en la actualidad ha sido sustituida por una copia, ya que el original se ha trasladado a la Galería de la Academia de esta ciudad. Se trató de un encargo de los Medici, siendo por tanto de su etapa florentina, ya que posteriormente se traslada a la Roma de los Papas, lugar en el que transcurre la mayor parte de su periplo artístico.

david-de-miguel-angel.jpg

Es una escultura realizada e mármol blanco, de bulto redondo que tiene casi cuatro metros y medio de altura, mostrando la grandiosidad formal del siglo XVI. De todas maneras la realización de esta obra representó todo un reto técnico, ya que se trata de un único bloque de mármol. Pero la obra no es solo descomunal por sus dimensiones sino por la fuerza y rotundidad de la talla que va a iniciar el “estilo heroico” o grandioso del artista, mostrado entre otros aspectos por su preferencia monumental y por el gusto por el colosal tamaño de sus representaciones.

David es un personaje que fascina a los artistas del Renacimiento, un personaje de la historia judeo-cristiana que representa el triunfo de la inteligencia sobre la fuerza bruta simbolizada en el gigante. Luego cuando fue rey representa la justicia y la fuerza que se necesitan para gobernar un pueblo. Es ese el sentido que el artista quiere establecer cuando diseña la estatua que simbolizaría la ciudad, al estar situada en el espacio público florentino.

Vasari descubre en sus obras como el artista buscaba bloques de mármol en las canteras de Carrara para realizar esta estatua símbolo de la ciudad. Entonces el administrador de la catedral le hace saber que en el patio de la obra se encuentra un enorme bloque, ante el que Miguel Ángel se entusiasma. Para la realización de la obra parte de una visión frontal, debido a lo alargado y estrecho del bloque.

Concibe al joven pastor como si se tratase de un dios griego, una especie de Hércules, símbolo de fuerzas y virtudes cívicas, un enorme atleta totalmente desnudo, valorando así como los griegos esta condición integral del cuerpo humano como portador de belleza. Rompe así la iconografía tradicional de David como adolescente del tipo de Donatello, para mostrar a un joven pleno de vitalidad fuerza y tensión. Todo en la estatua manifiesta una nueva energía, una potente musculatura, una expresión firme y segura, un vigor extraordinario, todo nos habla de un movimiento en potencia, está a punto de tirar la piedra que sujeta fuertemente con una de sus manos, mientras frunce el ceño estudiando atentamente a su rival, en cualquier momento la arroja, pero aún se contiene, por eso es clásica. Ya vendrá Bernini, el gran escultor barroco y nos lo mostrará en pleno giro arrojando la piedra, en un movimiento en acto típicamente barroco.
La posición de su cuerpo muestra un contraposto clásico, apoyado en la pierna derecha, alejando el pie izquierdo, el codo doblado, el cuello girando, ni uno solo de los miembros del cuerpo está relajado. Todo su movimiento es centrípeto con líneas de fuerza que vuelven al bloque (contrariamente al barroco, centrífugo). Con David se inicia el camino hacia la plasmación de la “terribilitá”, el carácter terrible, amenazador y que expresa la potencia interior de la figura.

Categorías: Escultura, Renacimiento

No hay comentarios para “«David» de Miguel Ángel”


  • Tengo entendido que la obra fue encomendada en primer lugar a Agostino Duccio, luego fue continuado por Antonio Rosellini. Ninguno de ellos pudo dominar el mármol. Así que Miguel Ángel habría tenido el trabajo de moldear su obra desde un trabajo empezado. GROMLING, Alexandra. «Miguel Ángel. Team S.L. Barcelona.
    Consulto la bibliografía para sacarme de dudas.