Arte

Inicio Escultura, vanguardia Las cajas de Don Judd

Las cajas de Don Judd

Publicado por A. Cerra

Donald Judd, conocido artísticamente como Don Judd, se hizo famoso por este tipo de esculturas en las que utilizaba cajas que en principio pueden parecer excesivamente simples y vulgares. Pero para él esos alineamientos y amontonamientos de volúmenes geométricos le servían para su intento, un tanto pretencioso, de redefinir la escultura.

Cajas de Don Judd (Sin título)

Cajas de Don Judd (Sin título)

Él monta las formas, en ningún momento las modelas ni las talla ni las funde. Y tampoco usa ningún tipo de pedestal que eleve las obras y remarque su presencia y protagonismo. Es más, se trata de obras que en cualquier momento se pueden desmantelar, desmontar, almacenar y desaparecer.

La obra de la fotografía es una de las más emblemáticas del estilo que caracterizó toda su producción. Se trata de un sencillo ordenamiento de unidades completamente idénticas y por lo tanto intercambiables entre sí, y repetitivas hasta la saciedad, como si se tratase de una cadena sin fin.

En ocasiones, las dispone como en este caso, saliendo cada uno de los volúmenes o cajas saliendo de la pared, de manera que el propio suelo de la sala, la pared y el techo forma parte de la experiencia escultórica que propone Don Judd.

Es un modelo que repite en innumerables ocasiones, y lo que va variando es el vocabulario que en cada ocasión utiliza para esas cajas, que las hace de diferentes materiales y superficies, yendo desde los materiales opacos y coloridos hasta utilizar otros materiales traslúcidos o elementos reflectantes.

Pero todo queda regido por las dimensiones del módulo que va repitiendo. En su momento se calificó su obra de simple e inexpresiva, de apariencia industrial, muy impersonal y con tendencia a proyectar el mínimo absoluto de decisiones, pero sin embargo se dijo que todos esos elementos a su modo transmitían una fuerza y una escala que los hace identificables y los dota de contenido, expresividad y elocuencia. No obstante, hay que tener en cuenta el momento artístico en el que desarrollo este tipo de obras Don Judd, en la década de los 70 del pasado siglo XX, cuando este tipo de corrientes de lo más conceptual estaban extraordinariamente vigentes y contaban con el favor de la crítica de arte.

De hecho, a Donald Judd se le considera uno de los máximos representes del arte minimal de aquellos años. Y en realidad el minimal más que una tendencia era una actitud entre los pintores y escultores de la época. Todos ellos intentan reducir las formas a sus estructuras elementales, de ahí el aspecto geométrico y en muchas ocasiones sin color alguno (si eso es posible).

Donald Judd dentro de ese movimiento pretende que sus obras creen espacio, al mismo tiempo que lo ocupan visualmente. Y con ello busca invitar a una reflexión sobre la pureza y la perfección de ciertas figuras esenciales.

Categorías: Escultura, vanguardia