Arte

Inicio Escultura, vanguardia Pelagos de Barbara Hepworth

Pelagos de Barbara Hepworth

Publicado por A. Cerra

Esta es una de las distintas esculturas que posee la Tate Modern de Saint Ives, en el condado inglés de Cornualles, de la reputada artista Barbara Hepworth (1903 – 1975). Y no solo eso sino que es una de sus creaciones más influidas por ese mismo lugar de Saint Ives donde residió muchos años, desde que se instaló allí con su segundo marido Ben Nicholson (también artista) para alejarse de la Segunda Guerra Mundial.

Pelagos de Barbara Hepworth

De hecho, ambos fueron el germen de un grupo de artistas que vivieron en esta población, donde se crearon algunas de las obras más representativas del arte de posguerra de Gran Bretaña.

Sin ir más lejos esta talla en madera que hizo Barbara Hepworth en 1946. La artista tituló esta obra como Pelagos, que es una palabra griega que podemos traducir como mar, y quiso representar la propia bahía de Saint Ives, dándole a la madera esa forma de concha similar a la que tiene ese paisaje donde vivió hasta su muerte. Y los dos extremos de la madera ahuecada quedan unidos por unas cuerdas que vienen a ser una metáfora de la tensión que la autora sentía hacia ese mar y el viento.

El caso es que Hepworth es una de las pocas mujeres dentro del arte de posguerra británico (y europeo) que alcanzó un reconocimiento generalizado por parte de la comunidad internacional. De hecho una de sus grandes obras es su escultura Single Form frente a la sede de las Naciones Unidas.

Y es que esta creadora aunque estuvo casada en dos ocasiones con dos artistas e hizo diversas exposiciones conjuntas con otros escultores, tuvo un renombre especial y destacó sobre otros muchos artistas de su generación. Y de hecho se le comparó con Henry Moore, con el que también trabajó en más de una ocasión. Entre otras cosas porque fueron dos de los artistas que a mediados del siglo XX mejor trabajaron la piedra. Tanto es así que no le faltaron los encargos y con el tiempo tuvo que crear un taller de artistas con colaboradores de renombre.

Algo casi prodigioso, al ser una mujer en un mundo de hombres. Y por si fuera poco, trabajando desde un pueblecito costero de la península más occidental de Gran Bretaña. Por eso la actividad de Hepworth en Saint Ives es una de las grandes responsables que a día de hoy, allí esté una sede de Tate Modern con obras de gran importancia en el panorama británico e internacional, ya que en su exposición aparecen nombres como Pablo Picasso, Piet Mondrian o Max Ernst, entre otros muchos.

Categorías: Escultura, vanguardia