Arte

Inicio Escultura, vanguardia Metalfmorfosis de David Cerny

Metalfmorfosis de David Cerny

Publicado por A. Cerra

David Cerny es un escultor de la República Checa que en los últimos tiempos ha realizado varias obras de carácter urbano de cierto renombre. Una la hizo en su país natal, en la capital Praga, y otra está ubicada desde 2007 en la ciudad de Charlotte, en Estados Unidos. Se trata de su escultura cinética Metalfmorfosis.

Metalmorfosis de Cerny

Su aspecto y dinamismo tiene mucho que ver con el propio lugar donde está emplazada, ya que se levanta en el Parque Tecnológico de esta ciudad del estado de Carolina del Norte.

Es una escultura realizada en acero inoxidable y de un tamaño considerable, ya que supera los 9 metros de altura y su peso es de 14 toneladas. Hasta aquí sus dimensiones, pero su gran valor es que es una escultura móvil. Se trata del desarrollo en altura de varias capas de acero inox que rotan horizontalmente 360 grados, con siete giros distintos entre sí.

De esta manera el aspecto es cambiante, y solo cada ciertos vueltas, todas esas capas conforman la cabeza de gigante plateado, de cuya boca surge el agua de una fuente, ya que la base de la escultura es una amplia balsa llana de agua, que todavía colabora más en el juego de brillos y reflejos que tiene la obra.

Su título ya alude a las cualidades del monumento, ya que está hecho de metal y va variando su presentación. En primer lugar por el efecto espejo del inoxidable que permite reflectar los edificios del entorno, la luz del sol o el alumbrado nocturno. Y en segundo lugar por los giros que mueven la pieza. Unos cambios que son fruto tanto de la ingeniería mecánica como de la programación informática, ya que los giros de las placas de acero son controlables por internet.

Metalmorfosis en su aspecto cambiante

En definitiva, por su brillo del pulido, por la iluminación que dan sus reflejos, por la presencia de agua y por su movimiento, es una creación que simboliza modernidad y contemporaneidad. Además de que este material es muy caro, pero garantiza una larga duración por su resistencia a las condiciones meteorológicas.

No obstante, hay otra curiosidad interesante respecto a esta figura. Posteriormente a ella es cuando hizo en Praga otra semejante, pero en esta ocasión su tamaño todavía es mayor y además el movimiento giratorio también está multiplicado por un mayor número de placas de acero. Es decir, se podría decir que la escultura de Charlotte casi fue un magnífico ensayo de esta otra obra en su país, que además es un cabeza que representa a Franz Kafka, el autor checo de la famosa novela La Metamorfosis.

Categorías: Escultura, vanguardia