Arte

Inicio Escultura, vanguardia Mujer reclinada de Fernando Botero

Mujer reclinada de Fernando Botero

Publicado por A. Cerra

Esta es una de las típicas esculturas realizadas por el artista colombiano Fernando Botero, el cual ha destacado como escultor, pero también como pintor. Sea en una disciplina u otra, es un artista absolutamente interesado por la figura humana. Toda su producción está protagonizada por la representación de hombres y mujeres, aunque tampoco faltan animales.

Mujer reclinada de Fernando Botero

Mujer reclinada de Fernando Botero

Y cualquiera que sepa un poquito de arte, en cuanto está ante una obra de Botero sabe que él es el autor, porque sus figuras son siempre orondas, contundentes, rebosantes de carnes y curvas. Mientras que suelen tener un brazos y piernas diminutos en comparación con el resto del cuerpo. Y por último, los rostros de sus personajes suelen estar estereotipados, la idea es que se personalice lo menos posible y que no sean identificables. Todas estas cualidades se pueden observar a lo largo de la ya dilatada trayectoria artística de Botero, y es lo que se ha llamado “boteromorfismo”

Si se quiere comprobar en una sola jornada esa realidad y esas constantes en las esculturas y pinturas, lo mejor es acudir a la ciudad natal del artista, Medellín. Allí se encuentra el Museo de Antioquía, donde además de una importante colección de obras precolombinas y de los tiempos coloniales, también destaca el conjunto de esculturas de pequeño tamaño, los dibujos y los cuadros de Botero.

No obstante, quizás lo más impresionante de esta colección del artista colombiano más internacional y cotizado en la actualidad se encuentra en los exteriores del museo. Allí se abre una amplia plaza de unos siete mil metros cuadrados, donde en 2002 se instalaron 23 obras escultóricas de gran tamaño, entre ellas esta Mujer recostada.

Plaza de las Esculturas en Medellín

Plaza de las Esculturas en Medellín

Se trata de un espacio urbano conocido con el significativo nombre de la Plaza de las Esculturas. Una experiencia social, urbanística y artística muy interesante, ya que el arte contemporáneo tomó las calles, la población lo ha hecho suyo, tanto que es una de las plazas más queridas por parte de la gente de Medellín. Y además se ha convertido en un motivo más para visitar esta ciudad colombiana. De hecho, las autoridades son plenamente conscientes del valor cultural y turístico que ha supuesto esta plaza, y se invierte en una limpieza periódica y constante de este repertorio de obras artísticas.

Todas estas obras están realizadas en bronce, y como es habitual en su producción, son unas obras surgidas de los talleres tradicionales de Pietra Santa, en Italia. Hasta donde el artista se desplaza siempre que lleva a cabo sus proyectos escultóricos en bronce. Allí lleva bien definidos los proyectos de sus figuras y solo confía en este experimentado taller para llevar a cabo los trabajos posteriores. Los cuales, él sigue minuciosamente, tanto en la fase de producción de moldes como en el posterior vaciado.

Categorías: Escultura, vanguardia