Arte

Inicio Escultura, Renacimiento Relieves del monarca Carlos I de España y su esposa la emperatriz Isabel

Relieves del monarca Carlos I de España y su esposa la emperatriz Isabel

Publicado por Laura Prieto Fernández

Los relieves del monarca Carlos I de España y su esposa la emperatriz Isabel forman parte del nutrido grupo de encargos artísticos que el monarca encomendó a Leone Leoni. En este sentido, debemos recordar como la dinastía de los Austrias reinante en España pretendía consolidar a través de estas y muchas otras obras, su legado dinástico presentándose como si de verdaderos emperadores romanos se tratase y hubieran de consolidar su dinastía. Los Austrias utilizaron el arte igual que lo hicieron muchos otros emperador y monarcas, con un fin propagandístico que pretendía representar a los monarcas como los nuevos figuras políticas no solo de España, sino de Europa.

escultura_edad_moderna05

Leone Leoni (1509 – 1590) fue uno de los escultores más destacados del siglo XVI. De origen Italiano el artista desarrolló la mayor parte de su producción en España al servicio de los Habsburgo para los que también trabaría, posteriormente, su hijo Pompeo Leoni. En los inicios de su carrera artística Leone trabajó como medallista y parte de ese legado se puede apreciar en el detallismo y minuciosidad de las esculturas que posteriormente realizó.

A mediados del siglo XVI, en torno a 1545, el artista comenzó a trabajar para los Habsburgo como escultor real, un cargo que después heredaría su hijo Pompeo. Los relieves del monarca Carlos I de España y su esposa la emperatriz Isabel, fueron realizados en mármol de Carrara y en su ejecución trabajó tanto Leone como Pompeo; si bien es cierto que la mayor parte de la producción escultórica de los Leoni fue realizada en bronce, también trabajaron el mármol con la misma delicadeza y detallismo. Las obras son unos delicados mediorrelieves que cuentan con unos ciento cincuenta centímetros de altura y poco más de ciento diez centímetros de anchura.escultura_edad_moderna04

Ambos retratados se disponen de perfil, él mirando hacia la izquierda y ella hacia la derecha; sus bustos se perfilan sobre un fondo neutro, sin ninguna referencia espacial o temporal pero aparecen enmarcados en una estructura arquitectónica. Como si del marco de un lienzo se tratase los perfiles de los monarcas se encuentran enmarcados por pilastras con cariátides y atlantes que soportan un entablamento sobre el que se desarrolla frontones curvos y partidos decorados con figuras animales y alegóricas. En el entablamento destacan las máscaras de las que brota una profusa decoración vegetal y frutal.

Carlos I aparece representado con el medallón de la Orden del Toisón de oro y su busto fue realizado a partir de una medalla realizada por el propio Leone en Milán. Por su parte el busto de la emperatriz Isabel fue realizado a partir de lienzo de Tiziano y muestra un exquisito tratamiento en el decorado del vestido y el cuello ricamente trabajado en el mármol.

Ambos relieves decoraron en época de Felipe IV los jardines del rey del Palacio de Aranjuez flanqueando un retrato de Felipe II junto con otros lienzos de los monarcas de los Austrias. En la actualidad, ambos relieves se encuentran en el Museo del Prado de Madrid.

Categorías: Escultura, Renacimiento