Arte

Inicio Escultura, Gótica Sepulcro de Don Juan de Alburquerque

Sepulcro de Don Juan de Alburquerque

Publicado por A. Cerra

Este es un sepulcro realizado para honrar al noble portugués Dom Joao de Alburquerque, el cual fue colocado inicialmente en la Catedral o Sé de la ciudad de Aveiro, si bien ahora la obra se halla expuesta el Museo de la misma ciudad, ubicado en el antiguo Convento de Jesús.

Estamos ante una obra escultórica realizada en piedra caliza entre los años 1495 y 1496, y cuyo estilo se adscribe a la llamada Escuela de Coimbra. Y precisamente en las inmediaciones de la ciudad de Coimbra también se extrajo esa piedra blanca y blanda, denominada de Ança.

Sepulcro de don Juan de Alburquerque

Sepulcro de don Juan de Alburquerque

Cuando se realizó el sepulcro, en realidad ya llevaba muchos años muerto Juan de Alburquerque, fallecido en 1483. Sin embargo, aunque este noble había dejado donado el dinero y contratada la construcción de este mausoleo, lo cierto es que sus hijos se vieron envueltos en las luchas del momento contra el rey portugués Joao II, y por ello no pudieron dedicarse a honrar la memoria de su padre, y hubieron de esperar hasta la muerte de aquel monarca luso en 1495 para realizar esta obra. E incluso se sabe que llegaron a levantar un mausoleo provisional.

El estilo es el habitual en la escultura gótica portuguesa de aquellos años, completamente dominada por los talleres de la ciudad de Coimbra desde el siglo XIV.

En este y en otros muchos sepulcros medievales, todo está dominado por la simbología y las alabanzas al personaje homenajeado. Comenzando por la propia base del arca, asentada en unos grandes leones, imagen de poderío donde las haya.

Después están los escudos de armas del aristócrata y también de su esposa. Una heráldica digna de ser sujetada por los propios ángeles, tal y como lo vemos aquí. Si bien en el caso del escudo de armas de su esposa Helena, vemos que quiénes lo portan son unas figuras que se identifican con “salvajes” lo que no habla de la entrada del gusto por lo exótico también en el país luso.

No hay que olvidar que Portugal se iba a convertir en toda una potencia colonial, con territorios prácticamente repartidos por todo el globo. Y además el propio don Juan había participado en varias expediciones a las islas Canarias y también por el norte de África.

Y ya en la parte superior se representa el cuerpo yacente de Don Juan de Alburquerque. Una figura en posición muy rígida, armada como caballero y de nuevo con un león a sus pies.

Lo cierto es que el autor quiso hacer un retrato del personaje y para eso lleva el rostro y la cabeza descubierta, sin embargo la verdad es que no lo consiguió.

Categorías: Escultura, Gótica