Arte

Inicio Contemporánea, Escultura The Spire de Dublín

The Spire de Dublín

Publicado por A. Cerra

The Spire de Dublín es una gigantesca escultura ubicada en una de las calles más populosas de la capital irlandesa: O’Connell Street. Se trata de un monumento conmemorativo que estaba previsto que se colocará en ese emplazamiento con motivo del inicio del nuevo milenio. Sin embargo, diversos problemas técnicos retrasaron su instalación, que finalmente tuvo lugar entre diciembre de 2002 y enero de 2003.

The Spire

The Spire

La escultura es un gigantesco cono realizado en planchas de acero inoxidable. En su base tiene un diámetro de 3 metros mientras que en su cúspide tan solo alcanza los 15 cm, y sobre ese pequeño espacio de su cima se instaló una luz fija, de forma que se convierte de día y de noche en un punto visible desde prácticamente cualquier lugar de Dublín, por lo que sirve para orientarse y también es un punto habitual de encuentro. Sin embargo, la escultura es más que un lugar de reunión. Se trata del Monumento de la Luz.

The Spire alcanza los 120 metros de altura, lo que la convierte en la escultura más alta del mundo. A este galardón se le suma que la obra que realizó el estudio británico de Ian Ritchie Architects Ltd ha recibido varios premios de carácter internacional como el RIBA Stirling Prize de la Industria Británica, también el Premio Internacional de la Construcción e igualmente fue premiado por la Fundación Mies van der Rohe.

No obstante, su sencilla presencia en el centro dublinés no es del todo del gusto de los habitantes. Algo que suele ser habitual entre las obras de arte urbano contemporáneo prácticamente en cualquier lugar del planeta. Por ejemplo, para valorar el aprecio que le tienen los irlandeses a esta obra basta con saber que popularmente tiene varios nombre, de los cuales el más suave es “el pincho”. Además en este caso se dan otros condicionantes aparte de los estéticos.

La escultura se colocó en el mismo punto donde se levantaba la Columna de Nelson, un monumento que fue destruido por una explosión del IRA en 1966, ya que el Almirante Nelson es uno de los grandes símbolos del imperialismo inglés, y O’Connell Street es precisamente uno de los escenarios históricos donde más luchó la población irlandesa para salir de los dominios de Gran Bretaña y lograr su independencia.

Además hay que tener en cuenta que The Spire fue una obra en la que se invirtieron muchos millones de euros, y por si fuera poco fue creada por un gabinete británico. Es decir, desde un primer momento tenía todos los condicionantes para que no recibiera muchas simpatías por parte de la población local. A lo que hay que sumar que en principio, la cúspide de ese inmenso cono debía estar con una luz de forma permanente. Sin embargo, esa luz un día se fundió y dejó de funcionar, y así ha estado muchos meses, lo que ha servido para muchas más bromas en la ciudad.

Categorías: Contemporánea, Escultura