Arte

Inicio Escultura, vanguardia The Vessel en Nueva York

The Vessel en Nueva York

Publicado por A. Cerra

The Vessel se ha convertido en una de las últimas propuestas artísticas y turísticas de la isla de Manhattan en Nueva York. Se trata de una enorme escultura en forma de escalera transitable que se halla en el moderno barrio neoyorquino de Hudson Yards.

El creador británico Thomas Heatherwick , prestigioso diseñador, es quien ha concebido esta singular obra, que provoca una primera impresión de sorpresa en todo aquel que la ve. ¿Es una escultura, un edificio, una escalera, una nave espacial, una gigantesca colmena? O, ¿una enorme vasija tal y como nos indica su nombre traducido del inglés? Es por eso que la obra desde sus comienzos ha tenido un sinfín de apodos populares. Desde algunos tan evidentes como Las Escaleras de Nueva York a otros más creativos como el corsé, la caja torácica o el shawarma.

Exterior de The Vessel

Eso desde fuera, porque desde dentro definitivamente se descubre una escalera. En realidad, 154 escaleras conectadas entre sí para generar un recorrido de zigzag ascendente y descendente. Y entre cada tramo de peldaños hay dispuestos diversas plataformas planas o rellanos, peculiares miradores que permiten observar cómo va creciendo este barrio de vanguardia que es Hudson Yards, así como nos ofrece singulares puntos de vista de algunos de los iconos arquitectónicos de Nueva York, como el propio Empire State Building.

Lo cierto es que no hay un recorrido único por el interior de la obra. Cada cual elige su camino y además ni siquiera hay que recorrerlo por completo. Algo que por cierto requiere bastante esfuerzo, ya que en total se suman 2.500 escalones, si bien para llegar hasta la parte más alta basta con recorrer más o menos un 10%, dependiendo del camino que elijamos. El caso es que subiendo hasta su parte más elevada, estaríamos a una altura equivalente a 16 pisos. Y sin embargo, The Vessel rodeado de rascacielos parece una construcción pequeña.

El caso es que cada visitante tiene una experiencia distinta de esta escultura “habitable” o arquitectura escultórica, ya que en ella se pueden fundir ambas disciplinas artísticas.

Interior de The Vessel

Además los propios visitantes acaban por formar parte de la obra. Y es que esas plataformas o descansillos entre los tramos de escaleras invitan a contemplar el exterior, pero también el interior. Y es así como apreciamos que el resto de visitantes se integran en la obra, subiendo y bajando por el zigzag de escaleras nos pueden parecer como hormigas dentro de un hormiguero.

Categorías: Escultura, vanguardia