Arte

Inicio Escultura, Gótica Tumba de Felipe Pot

Tumba de Felipe Pot

Publicado por A. Cerra

En la actualidad esta escultura hecha para la tumba del gobernador Felipe Pot no se halla en su emplazamiento original, que no fue otro que la abadía francesa de Citeaux, sino que se puede admirar en el museo del Louvre de Paris.

La obra la realizó el escultor Antoine Moiturier en el año 1482 por encargo de Felipe Pot, gobernador del ducado de Borgoña, un territorio que por aquel entonces ya había sido anexionado al reino de Francia, gobernado entonces por Luis XI.

Tumba de Felipe Pot

Tumba de Felipe Pot

No hay que olvidar que en Borgoña había habido un tradición escultórica referente a monumentos funerarios sumamente importante e influyente, en la que destacaron las obras de Klaus Sluter y su sobrino Klaus Werbe quiénes en el siglo XIV habían hecho las tumbas de los duques Felipe el Atrevido y de Juan Sin Miedo.

Sin embargo, el nuevo gobernador de este territorio decidió encargar una tumba de características bien distintas a esos referentes anteriores, y se la encargo a Antoine Moiturier.

Éste decidió que los llorantes salieran de las arcadas de las tumbas anteriores, y fueran figuras exentas que soportaran catafalcos sobre los que se muestra el cuerpo yacente del gobernador difunto. Y el conjunto claramente transmite un mayor dramatismo que en las obras precedentes. Y este dramatismo se materializa gracias a ciertos elementos destacados como son el color negro de las vestimentas o la gran volumetría que adquieren los pliegues de estos ropajes, dándole a la escena una gran tensión, e incluso provoca cierta angustia.

A esta sensación también ayudan los rasgos bastante rudos que se aprecian en los rostros semiocultos por los altos capuchones de los llorantes. Mientras que el cadáver del homenajeado se muestra muy solemne y ataviado de su indumentaria militar, plasmando así los atributos propios de su cargo.

Todas las figuras que componen este magnífico conjunto escultórico tienen un porte monumental, y transmiten mucha rotundidad y peso. A lo cual colabora que los vemos como caminando a un ritmo muy pausado y hasta cansados por soportar el peso del muerto.

De Antoine Moiturier se sabe que nació en la ciudad de Avignon, situada al sur de Francia. Y desde ahí acudió hasta Borgoña, más al norte del país, donde estaba destinado a cerrar la historia de las cuatro tumbas con plañideras convertidas en el emblema del personalísimo arte del Ducado de Borgoña. Estas cuatro tumbas son las dos citadas de Felipe el Atrevido y Juan Sin Miedo, la obra de Moiturier, y la tumba de Juan de Berry, uno de los duques que impulsó otra joya del arte de Borgoña: el Libro de las Muy Ricas Horas del duque de Berry, obra gráfica de los hermanos Limbourg.

Categorías: Escultura, Gótica