Arte

Inicio Mosaicos Basílica de Santa Maria in Trastevere

Basílica de Santa Maria in Trastevere

Publicado por A. Cerra

Santa Maria in Trastevere fachada

Este dato no lo conoce demasiada gente, pero es muy posible que el lugar en el que se levanta la Basílica de Santa Maria in Trastevere fuera el sitio elegido para levantar la primera iglesia cristiana en Roma. Y es que según la leyenda, aquí brotó una fuente aceitosa y eso se interpretó como símbolo del ungimiento divino. De manera que mucho tiempo después, en el siglo III durante el Papado de Calisto I y cuando el Cristianismo todavía era una religión minoritaria, se levantaría un primer templo aquí. Si bien lo que vemos hoy es fruto de varias renovaciones posteriores, especialmente la que se llevó a cabo en el siglo XII, siendo Papa Inocencio II.

En aquel momento se construyó el campanario de la fachada. Así como se realizó el increíble mosaico que se ve desde el exterior. Un mosaico en el que se ve a la Virgen María amamantando a Jesús, una escena que está rodeada por la presencia de 10 mujeres portando lámparas. Un mosaico de tonos dorados espectacular que corona la parte alta de la fachada. Ya que en la baja se construyó un pórtico mucho tiempo después, en 1702 y que fue proyectado por el arquitecto barroco clasicista Carlo Fontana, del cual se pueden ver otras intervenciones por la capital italiana como su participación en la concepción de la Plaza del Popolo.

El exterior es espectacular, pero todavía lo es más el interior. Una construcción de tres naves que se separan por 20 enormes columnas que se reaprovecharon de las antiguas Termas de Caracalla de época clásica. Y mientras la nave central está cubierta por un artesonado, las miradas se dirigen al ábside, donde de nuevo hay un repertorio musivario de primerísima calidad.

Santa Maria in Trastevere interior

Todo ello se realizó durante la reforma del siglo XII y el autor de todos esos mosaicos fue Pietro Cavallini. Son unos mosaicos que relatan diferentes episodios de la vida de la Virgen María, y pese a los tonos dorados y fuertes que siempre se dan en los mosaicos, lo sorprendente de este conjunto es el realismo que el autor supo transmitir a esas escenas. Incluso en la principal de todas y que culmina la parte más alta del ábside, donde aparece la Coronación de la Virgen.

Mosaico de la Anunciación de la Virgen de Pietro Cavallini

Y es que a la hora de valorar la calidad de estas representaciones cargadas de naturalismo e incluso atisbos de perspectiva, hay que tener en cuenta que Pietro Cavallini compaginó su labor musivaria con la de pintor, de ahí que una conceptos de ambas disciplinas en sus obras.