Arte

Inicio Orfebrería Hombre murciélago tairona

Hombre murciélago tairona

Publicado por A. Cerra

En el Museo del Oro de Bogotá se pueden ver numerosas obras de la cultura tairona que se desarrolló entre el siglo X y el XVII en tierras colombianas, especialmente en al área montañosa y tropical de la Sierra Nevada de Santa Marta, donde han aparecido sus principales yacimientos, como son el Pueblito y la Ciudad Perdida.

Pectoral Tairona

Los principales vestigios que nos han llegado de los taironas son en forma de recipientes cerámicos y objetos de orfebrería. En este último arte se integra el pectoral que aquí os mostramos. Una pieza que reúne gran parte de las características de cómo trabajaban esta artesanía.

Para empezar porque se trata de una pieza que realizaron con un molde de cera para generar un volumen de tumbaga. ¿Qué es la tumbaga? Una aleación metálica que mezcla el oro y el cobre, la cual era habitual no solo entre los taironas, sino también en otras culturas prehispánicas como los quimbayas. Si bien a esa pieza base luego se le daba un baño de oro que además se pulía extraordinariamente.

En cuanto a la representación en sí, se trata del conocido como hombre-murciélago que vendría a ser como el más importante de todos los chamanes que regían los designios de ese pueblo. Vemos un personaje luciendo un gran tocado de plumas sobre la cabeza, para lo cual los orfebres se esmeraron en diseñar un recargado conjunto de formas en geométricas y en espiral. Una auténtica filigrana. Además también se distinguen sobre la cabeza dos cabezas de ave con grandes picos que se convierten en parte de su tocado.

Por otra parte en el rostro se ven parte de los adornos y joyas que llevarían los chamanes taironas en su vida real. No eran adornos, sino que tenían su función y significado, tanto ritual como social . Por ejemplo se ve que en la nariz hay insertado un doble cilindro, o bajo el labio inferior se descubre otro adorno que llevarían tradicionalmente, al igual que lo siguen llevando muchos pueblos aborígenes de la Sudamérica amazónica.

Por lo demás, el hombre aparece desnudo, y lo único que leva es un largo cinturón realizado con hilos trenzados de oro, que por sus dobles espirales finales recuerda a otro animal venerado por esta cultura, las serpientes.

En definitiva, este pectoral sería única y exclusivamente para ser usado por uno de los hombres más poderosos de su pueblo, el cual incluso personalmente llevaría muchos de esos atributos en el rostro, para deformarlo de manera definitiva, y que toda su comunidad lo identificara inmediatamente con sus atributos de poderoso hombre-murciélago.

Categorías: Orfebrería