Arte

Inicio Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX Lago de montaña con cisnes de Max Beckmann

Lago de montaña con cisnes de Max Beckmann

Publicado por A. Cerra

La fama y dimensión artística de Max Beckmann (1884 – 1950) se ha valorado especialmente gracias a singulares composiciones en tríptico, como La partida, que no dejan de ser una reinvención de los trípticos religiosos que se han pintado desde la Edad Media. Igualmente también se han apreciado mucho sus autorretratos y la representación de figuras como su exquisito retrato de Quappi de rosa. No obstante dentro de la obra pictórica de Beckmann hay un amplio número de paisajes. De hecho, se tienen catalogados 835 cuadros de este pintor, y de ellos casi una cuarta parte, unos 190 son paisajes. Y eso sin contar los paisajes de carácter urbano.

Lago de montaña con cisnes de Max Beckmann

Hoy os traemos este lienzo de 1936 con visitas de Un lago de montaña con cisnes.

No hay que olvidar que Beckmann era originario de Alemania y en ese país hay una larga tradición de paisajistas. Y desde los tiempos del Romanticismo, esas vistas de parajes naturales en realidad se habían convertido en un modo de proyectar en la naturaleza los paisajes del alma y los estados de ánimo. Esa idea la heredó este pintor de vanguardia.

Un ejemplo es este óleo que pintó durante su estancia en la ciudad balneario de Baden Baden. Y aunque no se ha podido identificar de una forma certera el paraje, ya que seguramente es fruto de realidad y de imaginación, no cabe duda que su punto de partida sería alguno de los paseos que se daba por los bosques de esa región de la Selva Negra. De ello tomaría las notas básicas de la vegetación y de algún embalse artificial, para luego recomponer una panorámica a su antojo y con su propio mensaje.

Se trata de un paisaje extraordinariamente denso, algo opresivo, como es común en su pintura de los años 30. Los dos grandes abetos parecen amenazar y también vigilar el lugar. Los sitúa en un primer plano, llamando la atención por sus acusadas formas y sobre todo por la gran mancha de color oscuro que suponen. Están ahí y no solo parecen impedir el paso, hasta la propia visión del lago. Son casi como barrotes que no dejan llegar a ese destino soñado que sería el apacible lago y más allá la inmensidad del horizonte y el cielo, o sea, la libertad.

Aunque también ese cielo y ese horizonte se rompen por las puntiagudas copas verdinegras de los árboles, con lo que siguen siendo una amenaza. En ese contexto de peligro se entiende que los dos únicos privilegiados que disfrutan del lago, se esté dirigiendo rápidamente a su cobertizo flotante, para refugiarse.

Categorías: Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX