Arte

Inicio General, Pintura Pintura costumbrista

Pintura costumbrista

Publicado por Laura Prieto Fernández

Se conoce como pintura de género o pintura costumbrista al género pictórico encargado de representar acontecimientos y hechos cotidianos de la sociedad y cultura coetáneos al artista que realizó la obra. De este modo, en numerosas ocasiones la pintura de género ha sido un fiel cronista de los más diversos aspectos de la historia que surgido desde los anales de la pintura nos proporciona información sobre hechos cotidianos.

images

Pese a todo, la pintura costumbrista siempre ha permanecido a la sombra de otros grandes géneros pictóricos considerándola como una tendencia menor frente a otras tipologías artísticas como la pintura de historia, encargada de representar los grandes acontecimientos históricos de la sociedad, o el retrato.

Algunos autores indican que ya desde la prehistoria podemos encontrar pintura costumbrista en las antiguas representaciones cavernarias de escenas de caza puesto que a pesar de que éstas fueran realizadas con una intencionalidad completamente diferente, representan de una manera evidente una tradición cultural. Ya más cercano al concepto actual de escena de género encontramos diversas representaciones en las culturas egipcias, etruscas, griegas o romanas.

Durante la Edad Media las tendencias artísticas y culturales se vuelcan hacia la temática religiosa quedando relegada una vez más las escenas costumbristas; sin embargo éstas permanecen representadas en determinados contextos como los calendarios agrícolas, los libros de horas… en este sentido podemos encontrar en la bóveda del Panteón de los Reyes de León uno de los mejores ejemplos de pintura costumbrista de la época.

Fue sobretodo en la zona del Norte europeo donde mayor aceptación tuvo este género pictórico, desde la utilización del óleo por parte de los conocidos como Primitivos Flamencos, el género costumbrista alcanzó unas cotas inimaginables hasta entonces; fue tradición la representación de escenas cotidianas de la sociedad flamenca en pequeño y mediano formato.

Son frecuentes en éste grupo de artistas la intrincada iconografía que muestra el simbolismo de estas escenas y que tradicionalmente se ha venido discutiendo sobre la doble intencionalidad de este género: por un lado algunos historiadores del arte defienden la hipótesis de que se tratase de simples representaciones de la realidad, mientras que otros se inclinan por leer un doble sentido crítico o moralizante en este tipo de representaciones.

Durante el periodo barroco del siglo XVII la pintura costumbrista junto con otros géneros que hasta entonces también se habían considerado como menores – el bodegón por ejemplo- empezó a cobrar gran importancia de la mano de importantes artistas como Caravaggio en Italia o Velázquez en España. De hecho el artista italiano fue uno de los máximos representantes de la pintura costumbrista no sólo por trabajar esta temática como tal, sino por representar sus obras de temática religiosa como verdaderas escenas de género.

En la zona protestante de los Países Bajos la influencia de este género siguió en aumento en parte debido a la tendencia iconoclasta de su religión. Surgieron grandes figuras encargadas de llevar el género chico hasta los más altos comitentes o instituciones, así destacan artistas como Pieter de Hooch, Gerrit Dou y sobretodo Vermeer de Delft.

Categorías: General, Pintura