Arte

Inicio Grecia, Pintura Vaso griego Edipo y la Esfinge

Vaso griego Edipo y la Esfinge

Publicado por Laura Prieto Fernández

Dentro de la gran producción artística del mundo helenístico encontramos una faceta que no permite estudiar su producción pictórica, la cerámica. En Grecia la pintura apenas tuvo repercusión sino era para decorar los objetos realizados en cerámica (ánforas, vasos…); de esta manera se ha podido establecer una clasificación de los objetos en función del estilo decorativo que estos posean.

Oedipus-Sphinx

En esta ocasión nos encontramos ante un vaso de cerámica o kílix que dataría de época clásica y en el que se representa la historia de Edipo y la esfinge. La decoración del vaso se ha realizado a través de la técnica de la eritografía, más conocida como la técnica de las figuras rojas. En esta época se muestra una gran evolución en las formas de representación: el vaso es cubierto con pintura negra dejando la imagen de las figuras en el color rojo propio de la vasija; el artista posteriormente, realiza todos los detalles del interior de las figuras con finas líneas negras que le permiten lograr un gran detallismo.

Esta técnica vino a sustituir a las denominadas figuras negras o técnica melanográfica en las que se utilizaba el procedimiento contrario: el fondo rojizo y recortado sobre éste las figuras de color negro.

En la obra que aquí nos encontramos aparee representada la vieja historia de Edipo. Edipo era el hijo de los reyes de Tebas; al nacer el oráculo predijo que éste mataría a su padre por lo que el rey decidió abandonar a su primogénito en la montaña. El pequeño niño fue rescatado y entregado al rey de Corinto quien lo cuidó como a su propio hijo. Un día Edipo consultó el oráculo de Apolo y éste predijo que mataría a su padre por lo que Edipo decidió huir de Corinto camino hacia Tebas para así poner a salvo a su verdadero padre. En el camino se cruzó con el rey de Tebas (su padre biológico) y en una accidente lo mató; también se cruzó con la famosa esfinge un monstruo mitad mujer mitad león alado que asesinaba a todos los que no acertaran su adivinanza. Edipo pudo vencerla y fue proclamado rey de Tebas viviendo en incesto con su madre hasta que un oráculo reveló la verdad.

El vaso representa el preciso instante en el que Edipo se enfrenta a la temible esfinge; éste aparece sedente en una piedra y con las piernas cruzadas en una actitud reflexiva. Se ha representado como un viajero con túnica, gorro de ala ancha y sandalias altas; aparece barbado y su rostro se levanta hacia el monstruo. La esfinge por su parte no parece demasiado fiera. Aparece representada sedente sobre una columna jónica y con la cabeza inclinada fijándose en Edipo; a ésta no se le ha representado rostro alguno sin embargo su perfil es de lo más natural.

El kílix de Edipo y la esfinge se ha convertido en uno de los mejores ejemplos de la cerámica de figuras rojas y en la actualidad se encuentra en los Museos Vaticanos.

Categorías: Grecia, Pintura