Arte

Inicio Pintura Edipo y la Esfinge de Gustave Moreau

Edipo y la Esfinge de Gustave Moreau

Publicado por A. Cerra

Edipo y la Esfinge de Gustave Moureau

El pintor francés Gustave Moreau es el gran artista de la pintura simbolista. Un creador capaz de pintar imágenes rebosantes de efectos estéticos y decorativos. Se puede ver aquí o en cualquier de sus otras obras. Pero además de eso, su arte está cargado de literatura, de leyendas, de significados, y obviamente de símbolos. Y obviamente en ese campo el mundo de los relatos bíblicos y de la mitología más clásica se convirtieron para él en estupendos motivos de inspiración para sus cuadros.

Veamos por ejemplo esté óleo de Edipo y la Esfinge, pintado en 1864 y que en la actualidad se encuentra en el Metropolitan Museum de Nueva York. A la esfinge, ese peculiar ser con cuerpo de león, alas de águila y cabeza de mujer la hemos visto representada a lo largo de toda la Historia del Arte, especialmente en la Antigüedad. Basta recordar la famosa Gran Esfinge junto a las Pirámides de Egipto. Pero no solo ahí. Existen multitud de representaciones de este ser mitológico también en la India o en las culturas antiguas del Oriente Próximo y Asia Central. Así cómo en muchas ocasiones aparece acompañada de Edipo, como por ejemplo en esta cerámica de la Antigua Grecia.

De hecho el mito de la Esfinge y Edipo hay que relacionarlo especialmente con cultura griega clásica. El relato fantástico nos cuenta que fue la Esfinge quien ayudó a Edipo a librarse de todos sus traumas, algo que significaba matar a su padre y acabar casándose con su madre. Lo cual no solo ha provocado la inspiración de muchos artistas, sino que también ha sido un modelo para psiquiatras y psicoanalistas que todavía hoy siguen hablando del Complejo de Edipo.

Aquí Moreau nos presenta a la Esfinge en su papel más enigmático y embaucador. Y es que entre sus atributos estaba el saber manejar las palabras a su antojo para conseguir sus fines. De manera que era al mismo tiempo un monstruo, pero también una musa, un ser capaz de inspirar. Y en esa actitud nos la muestra el pintor. En el preciso momento en el que le lanza una enigma a Edipo, y si este lo resuelve podrá matar a su padre, convertirse en rey de Tebas y casarse con su madre llamada Yocasta.

Un enigma que Edipo resolvió, y que era como una adivinanza: ¿Qué animal anda a cuatro patas al amanecer, con dos en el centro del día, y cuando se pone el sol camina con tres patas?

¿Lo sabéis?

El hombre. De bebé gatea, de adulto camina erguido, y cuando es viejo necesita de un bastón.