Arte

Inicio Barroco, Pintura Retrato bufón Don Diego de Acedo

Retrato bufón Don Diego de Acedo

Publicado por Laura Prieto Fernández

En general cualquier pintor a lo largo de la historia que adquiriese cierta fama y renombre, tenía como destino seguro el de retratar a los personajes más granados de la sociedad de su tiempo, este tipo de retratos eran bien pagados y si el cliente quedaba conforme otorgaban fama sin igual al pintor que, a menudo, acababa trabajando para otros amigos o familiares del comitente. No obstante, y a pesar de todas estas ventajas, realizar retratos para nobles o reyes de alta alcurnia también tenía una parte negativa y es que el retrato de por sí, ya estaba ligado a unos ciertos límites y cánones prestablecidos que dejaban poco margen de maniobra a la libertad creativa del pintor.


Quizás por ello uno de los artistas más destacables del Siglo de Oro español, el conocidísimo pintor con fama mundial Diego de Velázquez, realizase una serie de retratos en los que el artista tomaba como modelo a los bufones de la corte de Felipe IV, porque de esta manera el genio del barroco contaba con mayor libertad artística y creativa. Parece ser que en la década de los treinta Velázquez realizó una serie de lienzo de carácter informal para el pabellón de caza de Torre de la Parada. Ya en el inventario del pabellón realizado a principios del siglo XVIII se encontraba una serie de retratos hechos por el artista barroco entre los que destacaban los retratos de los filósofos Esopo y Menipo, el de Francisco Lezcano conocido como El enano de Vallecas y El retrato del bufón Don Diego de Acebo que aquí analizamos.

Este último, se trata de un óleo sobre lienzo que data de entre los años 1636 y 1638; está realizado en óleo sobre lienzo y presenta un formato vertical de pequeñas medidas ya que apenas llega al metro de altura y tiene unos ochenta y cinco centímetros de ancho. En la actualidad la obra se exhibe en el Museo del Prado de Madrid y en ella se representa a un enano o bufón de la corte que aparece sedente en primer término y vestido como si de un noble se tratase.

Velázquez representa al bufón con un gran respeto y le otorga el mismo carácter que a un noble, vestido con ropas elegantes y oscuras y un gran sombrero que le cubre la cabeza, un elemento destinado a las capas nobles de la sociedad. Entre sus manos observamos un gran libro que parece manejar con gran soltura y es que Diego de Acebo muchas veces realizó más las funciones de secretario que las propias de un bufón.

Categorías: Barroco, Pintura