Arte

Inicio Gótica, Pintura Anunciación del Maestro de Liesborn

Anunciación del Maestro de Liesborn

Publicado por A. Cerra

Poco se sabe del conocido como Maestro de Liesborn, salvo que estuvo activo en la segunda mitad del siglo XV y cuya maestría lo convierten en el pintor más sobresaliente de la época en la región de Westfalia, en Alemania.

Esta tabla pintada al óleo es una de las que componían el retablo del altar mayor en el monasterio benedictino de Liesborn, cuya calidad debió ser extraordinaria cuando estuvo entero. Si bien hasta nuestros días solo han llegado partes, que incluso así nos muestran un trabajo preciosista en especial por su calidad descriptiva, por su tono poético y sus singulares cualidades para el color.

Anunciación del Maestro de Liesborn

La escena nos muestra el momento en el que el Arcángel San Gabriel se le presenta a María y le anuncia que va a ser la madre de Jesús. Una escena inspirada en el evangelio de San Lucas quien ubica este episodio a comienzos de la primavera, y ciertamente la atmósfera que ha representado el artista en este óleo es propia de esa época del año.

Vemos como sería una habitación de mediados del siglo XV en Westfalia, con grandes ventanales para que se inunde de luz y de calor la estancia. Vemos el mobiliario y al fondo una cama de lo más elegante. De hecho, toda esa ambientación sería propia de una familia adinerada. Es todo como una postal de esa época, describiendo con detalle elementos como los útiles de escribir que usa María o los bordados que se distinguen en los cojines. Además de que hay otros cargados de simbolismo, como la vela que alude a las ceremonias eclesiásticas o la palangana y el aguamanil junto a la cama que representan la pureza de la Virgen.

De hecho hay más símbolos como los escudos de armas que hay en las vidrieras o los símbolos heráldicos de la alfombra. Posiblemente todos ellos estén vinculados con los burgueses o nobles que encargarían el conjunto del retablo en su momento, pero a día de hoy nos es imposible identificarlos.

Hay más detalles. Como las esculturas que se identifican en el arco que encuadra toda la escena. Son los profetas que en el Antiguo Testamento anunciaron la llegada del Mesías. Así como también se ve una estatua de Dios en el interior de la estancia.

Todo ello en cuanto a la ambientación pero luego merece la pena detenerse en los dos protagonistas, la Virgen y el Arcángel. Ambos con un carácter muy teatral. Y vestidos para la ocasión. San Gabriel casi parece un monaguillo, con su túnica de lino blanco y el manto con brocados de oro. Mientras que María aparece recostada, recibiendo la noticia, leyendo, pero aún así vestida de forma suntuosa, con unos ropajes más propios de una celebración que de un día cotidiano.

Sin duda el pintor se inspiró en las representaciones teatrales de carácter popular que era costumbre hacer el día 25 de marzo dentro de las iglesias para celebrar el día de la Anunciación.

Categorías: Gótica, Pintura