Arte

Inicio Pintura, Renacimiento Anunciación de Crivelli

Anunciación de Crivelli

Publicado por A. Cerra

Uno de los grandes logros de la pintura del Renacimiento italiano fueron los estudios y materialización para plasmar la perspectiva. Especialmente a lo largo del siglo XV, denominado Quattrocento, cuando un grupo de artistas impulsaron la representación de la profundidad en el espacio, buscando con ello la sensación de las tres dimensiones sobre la superficie bidimensional de sus lienzos y tablas.

Anunciación de Crivelli

Anunciación de Crivelli

Desde luego hubo artistas que se convirtieron en verdaderos expertos en este campo y actuaron como pioneros para los pintores que llegarían más tarde. En este sentido, uno de los grandes perspectivistas de este momento artístico fue Piero della Francesca, quién con obras como Vista de la Ciudad Ideal, se convirtió en todo un referente en este campo. Y fue un tema de estudio que no se circunscribió únicamente a la pintura, de hecho el mérito de haber definido un sistema gráfico para plasmar la geometría del espacio se le atribuye al arquitecto y escultor Filippo Brunelleschi.

Anteriormente a estos personajes del Renacimiento, los artistas del Medievo habían representado en sus pinturas el espacio que rodeaba a sus figuras de una forma totalmente intuitiva. O simplemente no les preocupaba en absoluto, ya que generalmente se dedicaban a representar temas religiosos, con escenas en las que la dimensión terrenal no interesaba.

En cambio, el espíritu humanista del Renacimiento, sobre todo e inicialmente en Italia, hizo que hasta los temas sagrados se intentaran ambientar en un escenario lo más realista posible. Para ello usaban principalmente la perspectiva central que les permitía crear composiciones donde todo se regía a partir de simetrías. No obstante, poco a poco la experimentación en ese tipo de representaciones en perspectiva les llevó a salirse un tanto de las formas más armónicas y se llegaron a cometer excesos. Un ejemplo es esta obra de la Anunciación realizada por el pintor Carlo Crivelli (1430 – 1493) que en la actualidad forma parte de la colección de la National Gallery de Londres.

Aquí todos y cada uno de los objetos y personajes que aparecen en la imagen están dibujados en perspectiva. Se trata de una representación fuertemente escorzada, a partir de un eje central que marca la esquina del edificio que separa claramente una mitad (la derecha) en el interior del edificio y la otra en el exterior. Y además todo parte de un primer plano totalmente paralelo al espectador que contempla la obra.

Es una pintura que se podría catalogar únicamente renacentista por el recargado estudio de la perspectiva que plantea y también por la arquitectura de aires clásicos que aparece. Por lo demás también tiene ciertos elementos que recuerdan a la pintura medieval.

Por ejemplo, en la zona superior izquierda vemos el lugar de donde parte el rayo divino que oblicuamente llega hasta María para anunciarle que dará a luz al Hijo de Dios. Y eso, pese que se puede ver al Arcángel anunciador, que ha descendido desde el cielo y ha tomado forma humana. También son de origen medieval los muchos símbolos religiosos que aparecen desperdigados por la escena. En definitiva, esta sería una obra renacentista de segunda línea, pero importante para ver cómo iba evolucionando la pintura en la época.

Categorías: Pintura, Renacimiento