Arte

Inicio Pintura, Romanticismo Batalla de Trafalgar de Auguste Mayer

Batalla de Trafalgar de Auguste Mayer

Publicado por A. Cerra

La batalla de Trafalgar que supuso un rotunda victoria de la Armada británica frente a los barcos franceses de Napoleón y sus subordinados españoles, suelen ser mucho más representada por artistas de las islas británicas, como hizo el propio William Turner. Al fin y al cabo es uno de los grandes hitos de la marina inglesa, e incluso la más célebre plaza de Londres lleva este nombre, Trafalgar Square y evoca al Almirante Nelson, que aunque murió a consecuencia del combate, lideró la victoria.

Batalla de Trafalgar de Auguste Mayer

Así que es menos común que la batalla de Trafalgar, acaecida frente a la costa española, en las inmediaciones de Cádiz, sea objeto de inspiración para artistas franceses. Y sin embargo, así ocurre con esta obra de 1836 del pintor Auguste Mayer y que se conserva en el Museo Nacional de la Marina en París.

Mayer casualmente nació en 1805, el mismo año en el que ocurrió la batalla. Así que obviamente él no estuvo en aquel combate. Pero es que en realidad no estuvo en muchas de las batallas navales que representó, ya que esa fue su auténtica especialidad artística. Tanto que incluso fue profesor de arte en la Academia Naval, tuvo permiso para navegar en infinidad de barcos y acabó recibiendo la medalla de la Legión de Honor por sus méritos artísticos.

No obstante, hay que decir que su pintura no ha resistido demasiado bien el paso del tiempo, y se le acusa de ser una artista excesivamente técnico y frío. Es cierto que en sus cuadros se pude apreciar cualquier detalle de interés de las embarcaciones que representa, por minúsculo que sea. Pero sin embargo son imágenes que carecen de lírica y de poesía, e incluso no llega a plasmar efectos grandiosos, que le den un tono épico a las imágenes.

Algo que quizás es más comprensible al representar una derrota tan dolorosa como esta. Los relatos de aquella batalla marina no dudan en contarnos como las decenas de barcos del bloque hispano-francés estaban lideradas por un verdadero inepto, el almirante Pierre Charles Villeneuve, quien tomó una serie de decisiones fallidas que llevaron a la derrota, al hundimiento de muchas naves y a la muerte de miles de marinos, los cuales además en el caso de los barcos españoles habían sido embarcados sin tan apenas formación militar, y ni siquiera eran capaces de resistir al mareo de lo oleaje. En definitiva, una batalla mítica para un bando y deshonrosa para otro, y de la cual al menos nos han llegado interesantes cuadros como este, así como diversos relatos literarios, algunos tan magníficos como el que hizo Benito Pérez Galdós en sus Episodios Nacionales.

Categorías: Pintura, Romanticismo