Arte

Inicio Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX Cerámica pintada por Picasso

Cerámica pintada por Picasso

Publicado por A. Cerra

Pablo Ruiz Picasso posee una obra artística inmensa. Especialmente en cuadros y dibujos, pero igualmente dedicó horas y horas a la cerámica, creando infinidad de vasos, bandejas, jarros y todo tipo de útiles cerámicos, que a veces realizaba y modelaba él mismo, aunque la gran mayoría de ocasiones eran los soportes para su pintura. Este es el caso del plato que vemos aquí.

Dada la infinidad de pinturas sobre cerámica que hizo, esas obras también pasan por las mismas fases que sus trabajos de pintura, de hecho los acomete bajo los mismos principios estéticos, que ya se sabe que en el caso de Picasso eran cambiantes y siempre evolutivos.

Cerámica pintada por Picasso

Cerámica pintada por Picasso

El nunca pretendió que las formas cubistas que inventó sustituyeran a otros modos de representación más tradicionales. De hecho, él retornaba a una pintura más tradicional constantemente. Incluso llegó a negar que hiciera experimentos, más bien se dedicaba a buscar y finalmente encontraba. Realmente en ciertos momentos llegó a ser un pintor muy artificioso, pero por el contrario de vez en cuando volvía a las formas figurativas más naturalistas y reconocibles, como en el caso de esta cerámica.

Lo cierto es que Pablo Picasso, además de ser un genio, un talento natural para la innovación y poseer una sorprendente capacidad de trabajo, también técnicamente era un superdotado. Era capaz de dibujar de forma virtuosa y dominaba cualquier campo del trabajo de un pintor. Tal vez por eso buscaba la sencillez en sus formas, y para él era mucho más placentero realizar dibujos que podían asemejarse a los que pintaban los niños.

En realidad, el pintor español fue todo un personaje. Llegó a ridiculizar a los que ansiaban comprender su arte. Pensaba que la pintura no podía ser explicada únicamente con palabras.

En cuanto a esta representación, vemos una paloma. Un ave que le fascinó al artista y que pintó y dibujo en innumerables ocasiones. Sobre lienzos, papel, cerámica, de cientos de maneras, y casi siempre perfectamente reconocible. La paloma es uno de los temas más recurrentes en el conjunto de la obra de Picasso, por eso quizás no extrañe que a su hija la llamase Paloma. No obstante, la paloma más famosa del pintor es la que se ha convertido en símbolo internacional de paz.

Categorías: Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX