Arte

Inicio Impresionismo, Pintura Damas en la hierba de Monet

Damas en la hierba de Monet

Publicado por A. Cerra

Este lienzo pintado al óleo es obra del artista francés Claude Monet, quién lo realizó en el año 1865. En la actualidad la obra se expone dentro de la magnífica colección de pintura impresionista que se custodia en el Museo de Orsay de París.

De forma inmediata, en cuanto se ve este cuadro de Monet, viene a la mente la obra Desayuno en la hierba de su compatriota y amigo Edouard Manet. De hecho, durante los años 60, Manet fue una especie de mentor de los pintores impresionistas, a quiénes les mostró los valores de la pintura realista, de la cual luego se irían alejando progresivamente.

Damas en la hierba de Monet

Damas en la hierba de Monet

No obstante, pese a que les pudieran separar cuestiones artísticas, siempre un sincero sentimiento de respeto hacia Manet. En este caso, Monet planteó sus Damas en la hierba como una réplica y un homenaje de la obra original, la cual había visto en el año 1863. Y aunque al principio se la planteó como una obra de enorme formato, finalmente la redujo a la escena central. Y es que los jóvenes artistas eran verdaderos fans de este cuadro de Manet, no solo por su arte sino también porque había sido capaz de generar tanta polémica en el momento de exponer públicamente su lienzo del Desayuno en la hierba donde se veían esas mujeres desnudas. Aquel episodio dio lugar al famoso Salón de los Rechazados.

Si se comparan ambos lienzos, el de Monet resulta mucho más claro y luminoso.

Él coloca en primer plano la naturaleza, mientras que más atrás, y en dos planos distintos, se colocan las figuras. Una composición que otorga mucha profundidad a la tela.

Por otro lado, la obra de Monet, como es habitual en toda su producción pictórica, muestra una enorme espontaneidad, y también cotidianeidad, aunque lo cierto es que fue una creación para la que realizó un largo trabajo preparatorio. Algo que luego abandonaría conforme su estilo impresionista se fue depurando hasta convertirse seguramente en su máxima expresión. De hecho, incluso el nombre de este estilo se debe a uno de sus cuadros: Impresión. Amanecer, una obra para la que hay que esperar hasta 1872 para que el artista la pinte y dos años más para que lo exponga precisamente en el Salón de los Rechazados, al que había dado lugar el Desayuno en la hierba de Manet.

Por eso, obras como esta Damas en la hierba de alguna forma son los antecedentes de lo que posteriormente sería el arte impresionista.

Categorías: Impresionismo, Pintura