Arte

Inicio Impresionismo, Pintura Claude Monet trabajando en su barca de Manet

Claude Monet trabajando en su barca de Manet

Publicado por A. Cerra

Esta obra la pintó el artista francés Edouard Manet y en ella nos presenta a un pintor amigo suyo, el gran Claude Monet pintando en su barca y acompañado de su esposa. La obra la realizó en el año 1874 y en la actualidad forma parte de la colección de la Neue Staatsgalerie de la ciudad alemana de Munich.

Claude Monet trabajando en su barca de Manet

Claude Monet trabajando en su barca de Manet

Este lienzo, además de su indiscutible valor artístico, también tiene algo de documento histórico, casi como si se tratara de una instantánea del actual fotoperiodismo, ya que nos presenta a Monet en su actividad predilecta, pintando al aire libre, una modalidad de la que él fue el mayor impulsor entre el grupo de pintores impresionistas. Además por los comentarios y relatos de sus amigos se sabe que realmente tuvo una barca para sus estancias en Argenteuil, que usaba para ir remando por el Sena y detenerse ante todo aquello que llamaba su atención. Es decir, era como una especie de estudio ambulante para estudiar las formas del paisaje y del río.

En Argenteuil, Monet realizó muchas de sus obras como Otoño en Argenteuil o sus famosos veleros en Argenteuil. Y no solo eso, también fascinado por ese entorno, invitó a muchos de sus amigos pintores a desplazarse a esta localidad y pintar con él. Por ejemplo, allí acudieron Gustave Caillebotte o Renoir, y ambos realizaron allí algunas de sus obras como Regatas en Argenteuil del primero o el retrato de Madame Monet leyendo del segundo.

También fue hasta este lugar a orillas el pintor Manet, el cual era ligeramente mayor que la generación de artistas impresionistas, lo cual hizo que él jamás se adscribiera por completo a este grupo de pintores, si bien supo valorar sus inquietudes y valía, y de hecho quiso viajar hasta la casa de Monet en Argenteuil para comprobar en primera persona la honradez de este novedoso modo de pintar.

Y quedó gratamente sorprendido. Tanto que le rindió tributo con esta obra, e incluso pintó a toda la familia Monet en su casa familiar. La influencia de Monet en Manet a partir de ese verano de 1874 fue bastante determinante. A menudo salían a pintar juntos diferentes parajes a orillas del río Sena, y sin duda desde entonces su pintura fue más luminosa.

No obstante, Manet siempre estuvo más interesado en pintar figuras que paisajes. Aún así, pese a las diferencias artísticas que los separaban, mantuvieron una estrecha amistad de las que ambos salieron beneficiados con el influjo mutuo. Sin olvidar que Monet tardó bastante en obtener cierto reconocimiento por lo que pasó por temporadas de verdadera penuria económica. Unas épocas en las que siempre podía contar con la ayuda de su amigo Manet, el cual procedía de una familia burguesa y contaba con dinero suficiente como para echarle una mano a su colega.

Categorías: Impresionismo, Pintura