Arte

Inicio Pintura Five dreamings de Michael Nelson Tijakamarra

Five dreamings de Michael Nelson Tijakamarra

Publicado por A. Cerra

Five dreamings de Michael Nelson Tijakamarra

Hoy vamos a hablar de un ejemplo de pintura primitiva, pero curiosamente realizada a finales del siglo XX por parte de un representante de los aborígenes de Australia. Una pintura que ha alcanzado el rango de obra de arte y que actualmente es una pieza perteneciente a la Colección Gabriella Pizzi de Melbourne.

Su autor fue Michael Nelson Tijakamarra. Esta persona nació en 1949 en el seno de una de las familias líder de la etnia waripiri. Pasó los primeros años de su existencia en el monte y se formó en las tradiciones de su pueblo, tanto ceremoniales como pictóricas.

El caso es que realizó este lienzo de Five Dreamings en 1984 y con él ganó el Premio Nacional de Arte Aborigen. E incluso fue una de las primeras obras del desierto occidental australiano que se expusieron en la Bienal de Arte de Sidney. A partir de ahí no le han dejado de llegar reconocimientos, desde mostrar sus murales en la Ópera de Sidney o el Parlamento de Camberra hasta recibir el galardón de la Orden de Australia.

Y todo ello sin perder la esencia de su cultura tradicional. Por ejemplo, esta obra hace referencia a los dreamings o ensueños que fueron creados por seres ancestrales que viajaban por un mundo en plena creación. Vienen a ser historias y relatos que explican las características de un lugar y de sus gentes originarias. Y no solo eso, sino que cuando se les representa en las pinturas, de alguna forma se les invoca y se vuelven a estimular, por lo que este tipo de arte va más allá de la estética, tiene un gran poder de energía vital.

A Michael Nelson Tajakamarra se el tiene por una encarnación de esos seres, y por eso toda su carrera se basa en la invocación y representación de esos dreamings o ensueños. Eso sí, a lo largo de los años ha ido adquiriendo un estilo muy personal e identificable, recogiendo la tradición pero también aplicando interesantes innovaciones. De hecho su estilo ha ido cambiando con el tiempo, aunque siempre tiene un gran carácter topográfico y elementos que recuerdan la naturaleza.

En este caso por ejemplo, los redondeles se pueden identificar por puntos geográfico concretos, o a lo largo de la tela son reconocibles las alusiones a animales importantes en los relatos tradicionales aborígenes a lo que hace mención. Es fácil ver rastros y huellas que pueden ser de canguro, o las líneas de puntos se relaciona con las hormigas voladoras y del agua, además de que es evidente la presencia de una gran serpiente en la mitad inferior de la tela.