Arte

Inicio Pintura, Renacimiento La Virgen de los Reyes Católicos

La Virgen de los Reyes Católicos

Publicado por Laura Prieto Fernández

La Virgen de los Reyes Católicos es el nombre que se le ha dado a esta tabla en la que se representa una sacra conversazione con esta modalidad, nos referimos a un subgénero dentro de la pintura religiosa muy común en el Renacimiento italiano. Alejándose de las poses hieráticas del medievo, las sacras conversaziones del Renacimiento representan a la Virgen María entronizada junto con su Hijo y acompañada de distintos santos o de los comitentes del lienzo –en el caso que aquí nos ocupa aparecen ambos- en una relación más familiar y menos formal.

Virgen RRCC

La obra fue realizada en temple sobre tabla y con un formato casi cuadrangular –mide unos ciento veinte centímetros de altura y poco más de ciento doce de anchura-. En su origen se encontraba en el oratorio del Cuarto Real del monasterio de Santo Tomás de Ávila de la orden dominica, desde aquí la tabla pasó al Monasterio de la Trinidad y posteriormente, en la época de la desamortización de Mendizábal a los fondos del Museo del Prado, donde se exhibe en la actualidad.

Pese a los numerosos estudios que se han realizado de la tabla no se ha podido concluir su autoría y la obra se ha adscrito a un maestro desconocido de rigen hispano-flamenco. Algunos críticos e historiadores del arte barajan la posibilidad de que el autor perteneciese al círculo de los discípulos de Fernando Gallego otros incluso, se aventuran confirmar el nombre del autor y en este sentido algunos de los nombres que se plantean son Pedro de Madrazo o el mismísimo Pedro Berruguete. En la actualidad, los técnicos del museo del Prado barajan incluso la posibilidad de que en el lienzo interviniesen distintos artistas o un taller con trazas del maestro y los aprendices.

En el centro de la composición y siguiendo la estructura típica de la pintura flamenca encontramos a la Virgen María sedente en un imponente trono de piedra muy labrado que lleva a su Hijo en brazos. La Virgen aparece ataviada con un ampuloso traje rojizo con amplios pliegues que le otorga un aspecto monumental. El resto de las figuras que completan la escena aparecen divididas en dos grupos que se sitúan a izquierda y derecha flanqueando a la Virgen.

Los dos monjes que aparecen junto a María son Santo Domingo de Guzmán y Santo Tomás de Aquino; ambos son doctores de la iglesia lo que explica que porten libros y mientras el primero lleva un lirio en señal de su devoción mariana, el segundo ha sido representado con una maqueta del monasterio de Santo Tomás de Ávila por encontrarse éste bajo su advocación. Junto a ellos encontramos a los benefactores de la tabla, Los Reyes Católicos, Isabel I de Castilla y Fernando de Aragón junto con dos de sus hijos los infantes Juan e Isabel. Completando la composición aparecen unas de las figuras que más poder ostentaron en la época, los inquisidores generales, uno de ellos se ha identificado con Torquemada inquisidor de Castilla y el otro se cree que pudiera ser el inquisidor de Aragón.

Categorías: Pintura, Renacimiento