Arte

Inicio Pintura, Renacimiento La Virgen y el Niño con María Magdalena y San Juan Bautista

La Virgen y el Niño con María Magdalena y San Juan Bautista

Publicado por Laura Prieto Fernández

En la iconografía religiosa encontramos una serie de figuras o personajes que se repiten constantemente en las piezas de todas las épocas, en el cuadro que analizamos hoy aparecen agrupadas algunas de esas figuras ya que se les considera como los personajes más destacados de la vida de Jesucristo, María Magdalena y San Juan bautista.

La obra que analizamos lleva precisamente por título el nombre de los personajes que en ella aparecen: La Virgen y el Niño con María Magdalena y San Juan Bautista y se trata de una obra realizada en témpera sobre tela –una técnica no demasiado común- y que los expertos datan de los últimos años del siglo XV o principios del siglo XVI, entre 1490 y 1505; se trata en definitiva, de una pieza que se corresponde con los últimos años del pintor que falleció en 1506. En realidad, no se sabe la fecha exacta de su ejecución ya que también se desconoce quién pudo ser el comitente de la tela o para que lugar fue realizada.

800px-andrea_mantegna_107

De lo que no cabe ninguna duda, es que la pintura fue realizada por el pintor renacentista Andrea Mantegna (1431 – 1506). Mantegna procedía de una familia humilde y fue descubierto con Squarcione quien le proporcionó una formación y le animó a estudiar a los pintores clásicos. La amistad con el que fuera su maestro acabaría perdiéndose cuando el pintor se casó con la hija de Bellini, un competidor de Squarcione. Mantegna pasó gran parte de su vida en Mantua donde trabajó para la familia Gonzaga, especialmente para Isabela de Este quien lo consideraba como uno de sus protegidos.

La pieza que aquí analizamos es un cuadro de medio formato en el que los personajes ocupan prácticamente la totalidad del lienzo. En el centro de la composición encontramos un llamativo trono de color rojizo, en él aparece la Virgen María que sostiene en brazos al Niño Jesús. Mantegna sigue la iconografía tradicional de Virgen como trono de su Hijo pero en esta ocasión, el Niño se encuentra de pie y completamente desnudo mientras que su Madre se gira hacia él en un gesto de complicidad y cariño.

Completando la composición aparece María Magdalena, ferviente admiradora de Jesucristo, que lleva en las manos el ungüento con el que ungió los pies a Cristo; de su personaje destacan los preciosistas cabellos dorados y en bucle que nos hablan de su pecaminosa vida. Al otro lado, San Juan Bautista lleva vestiduras de ermitaño y de su vara cuelga una filacteria en la que se puede leer en latín: Contempla al cordero de Dios que quita el pecado del mundo y Andrea Mantegna. También aparecen las iniciales C P que pueden aludir a la ciudad de Padua.

Categorías: Pintura, Renacimiento