Arte

Inicio Barroco, Pintura Muchacho mordido por un lagarto, Caravaggio

Muchacho mordido por un lagarto, Caravaggio

Publicado por Laura Prieto Fernández

Durante la época barroca las grandes composiciones pictóricas estaban basadas en temas religiosos sin embargo, a partir del siglo XVII una corriente más costumbrista fue ganando terreno en toda Europa. En los Países Bajos estamos acostumbrados a encontrarnos escenas de género ambientadas den la cotidianidad de las urbes de esta etapa y esta tendencia, aunque en menor medida debido a la cercanía y presión de la iglesia católica, también se desarrolló en Italia.

800px-Boy_Bitten_by_a_Lizard-Caravaggio_(Longhi)

La obra que aquí analizamos que aquí analizamos es precisamente una de las pinturas italianas que mejor reflejan una escena de género; se trata de una obra de Caravaggio que lleva por título Muchacho mordido por una lagartija. Michelangelo Merisi da Caravaggio (1571 – 1610) más conocido simplemente con el sobrenombre de Caravaggio es uno de los primeros y más destacados representantes del Barroco italiano. Nacido en Milán parece ser que el artista pudo formarse en el taller de Simone Peterzano, quien a su vez fue discípulo del pintor veneciano Tiziano. Sus habilidades en el campo artístico le proporcionaron grandes ingresos trabajando para algunos de los comitentes más destacados de su época y una fama que traspasó las fronteras italianas. Sin embargo, también es cierto que el artista contaba con un complicado carácter que más de una vez le valió un disgusto.

A lo largo de su dilatada carrera Caravaggio realizó numerosas obras pero la mayoría de ellas eran pinturas de tema religioso –aunque tratadas con gran naturalismo- y sólo en la primera parte de su producción podemos encontrar pinturas de género como El Muchacho mordido por una lagartija que aquí analizamos. Parece ser que esta pieza se puede datar de los primeros años de su producción, a finales del siglo XVI y más concretamente en el año 1596.

En realidad no solo existe una pieza sino que hay dos versiones prácticamente idénticas del tema y mientras que una se encuentra en la ciudad de Londres, la otra se exhibe en la Fundación Roberto Longhi de Florencia (Italia) y según los expertos ambas piezas debieron de salir de los pinceles de Caravaggio en muy pocos años de diferencia. La obra está realizada en óleo sobre lienzo con un formato vertical y con unas medidas de sesenta y cinco centímetros de altura y cincuenta y dos de altura. En ella el artista barroco ha representado con gran maestría a un joven de unos doce o trece años que acaba de ser mordido por una lagartija.

Si bien la obra no presenta una gran complejidad temática debemos destacar el realismo con el que el artista ha representado tanto los objetos de la mesa como el gesto del muchacho que muestra su estremecimiento ante el animal que le acaba de atacar.

Categorías: Barroco, Pintura