Arte

Inicio Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX Murales del Palazzo delle Poste de Benedetta Cappa

Murales del Palazzo delle Poste de Benedetta Cappa

Publicado por A. Cerra

Murales del Palazzo delle Poste, de Benedetta Cappa

Benedetta Cappa (1897 – 1977) siendo casi una adolescente entró en contacto con los artistas más representativos de la vanguardia en Italia. Y es que con solo 18 años entró a formarse en el taller de Giacomo Balla. Y ahí no solo aprendió los secretos de la pintura, también conoció a muchos de los representantes del Futurismo, entre ellos el poeta Filippo Tommaso Marinetti, con quien acabaría casándose pocos años después.

Así que es evidente que su carrera artística, o al menos sus comienzos estuvieron vinculados a la corriente futurista. Pero su carácter y su propia condición de mujer la hacía distinguirse, y nunca le gustaron demasiado las etiquetas y las restricciones. “Solo quiero ser yo”, decía.

Y esas cualidades únicas, capaces de mezclar los temas futuristas con planteamientos propios de la abstracción, pero a la vez con un tratamiento de color casi cubista, se ven en la que se considera una de sus principales obras. La serie de cinco murales Síntesis de la Comunicación que realizó entre los años 1933 y 1934, para la Sala de Conferencias del Palacio de Correos de Palermo. Un edificio en la gran ciudad de la isla de Sicilia donde se dieron cita algunos de los artistas italianos más relevantes de aquella época, desde el arquitecto Angiolo Mazzoni hasta los creadores de mosaicos Enrico Prampolini y Luigi Colombo Filia.

Cada uno de estos murales se dedica a un modo de transmisión de ideas y de comunicación. Así hay espacio para la comunicación terrestre, la marítima, la aérea, y el telégrafo junto al novedoso teléfono. Todo con el objetivo de plasmar la eficiencia y la velocidad con la que se enviaban mensajes en las primeras décadas del pasado siglo XX.

Es decir una temática de evidente inspiración futurista, pero para entonces su arte, así como el de otros representantes de este movimiento ya había evolucionado. De hecho, Cappa junto a su esposo ya habían concebido la corriente del tactilismo, que pretendían que fuera un arte multisensorial, y no solo visual. E incluso la pintora se adentró en nuevas formas de creación como el Aeropainting experimentando en diversas direcciones junto a otros pintores como Balla o Fortunato Depero, con quienes buscaban crear un arte capaz de envolver a los espectadores.

Además, Benedetta Cappa era una mujer, y eso siempre le distinguió de sus compañeros de aventuras creativas. De hecho, su arte cada vez fue profundizando más en las reivindicaciones femeninas y feministas del arte, tema que trató desde la pintura y desde la escritura.