Arte

Inicio Arquitectura, Renacimiento Palazzo Venezia o Barbo

Palazzo Venezia o Barbo

Publicado por A. Cerra

Estamos ante un edificio que en sí mismo reúne gran parte de la historia de la ciudad deRoma. Se trata de un gran palacio en el centro de la capital italiana que mandó construir el cardenal Pietro Barbo, que más tarde se convertiría en el Sumo Pontífice Pablo II. Y la edificación se encuentra en la plaza Venezia. De ahí su doble denominación.

Palazzo Venezia en Roma

Artísticamente podemos decir que es una estupenda representación de la arquitectura del Renacimiento. Y aunque los historiadores no se ponen completamente de acuerdo, la gran mayoría piensa que fue proyecto del gran Leon Battista Alberti. Si bien es cierto que hay dudas, y en más de una ocasión se ha atribuido a otros destacados arquitectos de mediados del siglo XVI como Bernardo Rossellino, Francesco del Borgo o Guiliano da Maiano.

No obstante, como decimos uno de sus grandes valores es que es un edifico no solo monumental, sino que resume la historia romana. Para empezar porque fuera quien fuera su arquitecto, el hecho es que en su construcción se reutilizaron piedras de edificios antiguos y clásicos. Y no de cualquier edificio, sino de lugares como el Coliseo o el Teatro de Marcelo. Algo que desde luego cuadra mucho con el espíritu renacentista de venerar las formas artísticas de la Antigüedad.

Pero si hay parte del pasado más lejano en el Palazzo Venezia, también en él se descubre que tuvo diversos usos, desde residencia papal hasta embajada de varios países. Pero todavía quedaban más ocupaciones. Por ejemplo, el fascista Benito Mussolini durante su periodo de gobierno lo convirtió en la sede de su poder. Por fortuna hoy tiene un uso más cultural, ya que está transformado en el Museo Nacional del Palacio Venezia.

Si hablamos de su arquitectura hay que distinguir tres partes. En el centro se halla lo más alto del conjunto, la Torre della Biscia que hace esquina. Y a un lado está el conocido como Palazzetto y al otro el palacio principal mucho más grande. Y ambas partes son fruto de dos periodos distintos de construcción. Primero se hizo el Palazzetto, y varios años después el resto. Y de hecho en el palacio propiamente dicho están los elementos más novedosos. Por ejemplo la bóveda de casetones que hay en el vestíbulo, para cuya construcción se usó el vertido de hormigón a la antigua, algo que no se había hecho en Roma desde los tiempos del Panteón. Así como en la decoración de lugares como el patio interno se hace otra mención a la arquitectura de la Antigua Roma, ya que se usan las semicolumnas y los órdenes superpuestos, igual que los podemos ver en el Coliseo, por ejemplo.

Categorías: Arquitectura, Renacimiento