Arte

Inicio Pintura, Románica Pinturas ermita de la Vera Cruz en Maderuelo (I)

Pinturas ermita de la Vera Cruz en Maderuelo (I)

Publicado por Laura Prieto Fernández

A lo largo del siglo XII y XIII las formas del arte románico comenzaban a desgastarse, las tensiones en el seno de la iglesia habían dividido la unidad eclesiástica de Europa y en el ámbito artístico, las formas románicas sobrias y austeras no respondían a las necesidades de los señores feudales cada vez más inclinados hacia las innovaciones goticistas que paulatinamente iban apareciendo. No obstante, la estética románica fue el refugio del pueblo cuya devoción no parecía encajar con las majestuosas obras góticas.

precursores02

En este contexto podemos comprender por qué uno de los más importantes programas pictóricos de la España románica se encuentra ubicado en una pequeña ermita de la localidad segoviana de Maderuelo. En el año 1924 la ermita y su conjunto pictórico fueron declarados Monumento Histórico Artístico y tan sólo veinte años después el templo hubo de ser reubicado debido a la construcción del pantano de Linares, fue entonces cuando las pinturas fueron extraídas de los muros del templo y traspasadas a lienzo. En la actualidad, las pinturas originales se encuentran depositadas en el Museo del Prado mientras que en la ermita de Maderuelo lo que se puede observar es una reconstrucción de tipo turístico.

En el muro del ábside encontramos en la zona superior la representación del Agnus Dei o cordero místico que aparece rodeado de una doble circunferencia y se encuentra flanqueado por dos ángeles que lo sujetan con devoción, la escena se completa con las figuras de Abel y Melquisedec en las esquinas que se postran ante el Cordero de Dios en una genuflexión. La escena aparece enmarcada en la zona inferior por una cenefa decorativa con motivos geométricos.

En la zona inferior aparecen dos escenas: por un lado María Madre de Dios que lleva al Niño cogido en brazos mientras uno de los Reyes Magos se postra ante ellos y en la otra imagen se ha representado a María Magdalena que enjuaga los pies de Cristo con su propio cabello. Especial mención merece las pinturas que decoran la pequeña ventana de medio punto abocinada en cuyos márgenes se ha representado la paloma del Espíritu Santo para representar a la Santísima Trinidad a través de la luz que penetra por el ventanal.

pinturaromanica

Habitualmente las iglesias del románico cuentan con una bóveda de cuarto de esfera para cubrir la cabecera que es semicircular, pero la ermita de Maderuelo es tan sencilla que su testero es plano por lo que la cubierta elegida para la zona de la cabecera ha sido una bóveda de medio cañón. En este lugar se sitúa la Maiestas Domini es decir, un Cristo en majestad situado en una almendra mística o mandorla. Cristo aparece como cosmocrátor y cronocrátor, en actitud de bendecir y con la mano derecha sujetando una biblia. A su alrededor el Tetramorfos, la representación iconográfica de los cuatro evangelistas: así San Lucas aparece pintado como un toro, San Juan se representa como un águila, San Marcos como un león y San Mateo es representado como si de un ángel se tratase.

Categorías: Pintura, Románica