Arte

Inicio Pintura, Renacimiento Rafael: Díptico del Caballero dormido y las Tres Gracias (II)

Rafael: Díptico del Caballero dormido y las Tres Gracias (II)

Publicado por Laura Prieto Fernández

Como ya señalamos en una entrada anterior del blog de arte, la obra del artista Rafael de Sanzio o de Urbino como también se le conoce, forma parte de un díptico junto con otro de sus cuadros más destacados y ya comentados en la entrada anterior, El sueño del Caballero.
En esta ocasión nos centraremos en el lienzo que supuestamente debía ocupar el batiente izquierdo del díptico y en el que se representa una escena mitológica muy reproducida a lo largo del Renacimiento y del Barroco, Las Tres Gracias.

Raphaël_-_Les_Trois_Grâces_-_Google_Art_Project_2

Rafael ha representado un lienzo de temática mitológica, cuya fuente de inspiración son tanto las Metamorfosis de Ovidio como las interpretaciones anteriores que otros artistas han realizado de este relato. Según la mitología clásica la diosa de la discordia Éride se sintió rechazada al no haber sido invitada al banquete por la boda de Peleo y Tetis que había congregado a todos los dioses excepto a ella; debido a ello y para sembrar el caos, decidió arrojar sobre la mesa del banquete una manzana grabada con una sencilla frase que sembraría el caos entre las diosas allí presentes: “Para la más bella”. Hera, Minerva y Afrodita se enfrentaron por tan valiosa manzana y Zeus finalmente decidió que fuese Paris quien decidiese quien debía poseer la manzana; cada una de las diosas le ofreció al joven príncipe unos atributos pero éste eligió a Afrodita a cambio del amor de Helena de Troya.

Rafael ha representado la escena en un entorno natural y abierto donde las tres jóvenes diosas danzan en círculo mientras cada una de ellas sostiene una manzana a la que prestan toda su atención. En realidad, las tres diosas representadas por el artista del Renacimiento son muy parecidas, sus cuerpos son ampulosos, con una piel blanquecina típica del gusto de la época. Sus rostros son bellos y proporcionados, con el óvalo facial ligeramente redondo y enmarcado por el pelo recogido. Tan sólo la diosa de la derecha ha sido representada con un ligero paño transparente que le cubre el pubis, las otras dos diosas aparecen completamente desnuda y sin embargo, el corte clasicista de la obra es tal que el artista no muestra apenas ninguna sensualidad en el lienzo.

La obra de Rafael parece estar inspirada en la estatuaria clásica antigua -como en la antigua Fuente de las Tres Gracias de Siena- de la que Rafael era un gran conocedor, sin embargo el artista ha dotado a su lienzo de gran elegancia y dinamismo con una composición cuidada en la postura de las diosas; también podemos encontrar influencias de artistas renacentistas como Boticelli o el propio Leonardo. De la misma manera debemos mencionar un distanciamiento con posteriores interpretaciones de esta temática como la obra de Rubens donde las Gracias rezuman sensualidad alejándose de la castidad representada por Rafael.

Junto con el cuadro del Caballero dormido la obra de las Tres Gracias parece hablar del favor de los dioses con respecto al comitente pero también de las virtudes y la influencia del neoplatonismo en el pensamiento renacentista.

Categorías: Pintura, Renacimiento