Arte

Inicio Gótica, Pintura Retrato de Carlos VIII de Fouquet

Retrato de Carlos VIII de Fouquet

Publicado por A. Cerra

Esta es una obra del artista francés Jean Fouquet, del que se tiene pocos datos de su vida, ya que incluso se ignora la fecha concreta de su muerte y se estima que falleció entre los años 1477 y 1481.

El cuadro realizado sobre tabla actualmente está en las salas del Museo del Louvre de París, pero es interesante ver los episodios por los que ha pasado la tabla antes de llegar a engrosar la ingente colección de arte de la gran pinacoteca francesa.

Retrato de Carlos VIII de Fouquet

Retrato de Carlos VIII de Fouquet

Se sabe que en el siglo XVIII este retrato del rey Carlos VII se encontraba en la Santa Capilla de Bourges, un edificio que había mandado construir el duque de Berry, pero que fue totalmente devastado por orden del rey francés Luis XV en el 1757.

Se ignora a ciencia cierta adonde fue a parar tras la destrucción de la Santa Capilla, pero se supone que durante la Revolución Francesa sería confiscado por los revolucionarios, ya que años después con Luis Felipe en el trono fue comprada para colocarla en el Museo de Versalles. Y de ahí, más tarde se integraría en la colección del Louvre.

La imagen es la de un retrato “laico”, es decir, no se trata de un retrato de presentación o de donante como era más habituales en la época. Otro de los valores de la tabla es que ha conservado su marco original y allí se puede leer una inscripción que dice en francés: “El muy victorioso rey de Francia Carlos Séptimo tiene por nombre”.

Esa inscripción ha ayudado a los historiadores a fijar la fecha en la que se realizó la obra. Según algunos después de 1444, cuando se firmó la tregua de Arrás, gracias a la que Francia se comenzó a rehacer tras años de guerras continuas que conforman el periodo llamado de la Guerra de los Cien Años. Mientras que otros investigadores piensan que la efigie se haría tras 1450, después de firmar el tratado de Formigny tras la victoria francesa.

No obstante, los críticos cuentan con otro dato para hacer la datación, y la gran mayoría se inclina hacia el año 1444. Y es que se sabe que Fouquet estuvo en Italia antes de 1447 retratando a Eugenio IV. Y en cambio esta obra no muestra absolutamente ninguna influencia clara del arte renacentista italiano, algo difícil de concebir si Fouquet ya hubiera visto obras de los maestros del Renacimiento. En cambio, el retrato de Carlos VII es plenamente gótico, de concepto y de forma. Sin embargo, en otras obras posteriores de Fouquet si que se nota la influencia italiana, sobre todo en sus fondos.

Categorías: Gótica, Pintura