Arte

Inicio Barroco, Pintura Retrato triple de Carlos I de Anton Van Dyck

Retrato triple de Carlos I de Anton Van Dyck

Publicado por A. Cerra

Uno de los más grandes retratistas de todos los tiempos es Anton Van Dyck, un pintor de origen flamenco que alcanzó toda su madurez artística trabajando para el rey de Inglaterra Carlos I. A este monarca lo retrató en numerosas ocasiones y actitudes.

Retrato triple de Carlos I de Anton Van Dyck

Y de entre todas esas efigies destaca esta curiosa obra que hizo en 1635 titulada Carlos I en tres posiciones o Retrato triple. Una obra ciertamente interesante que hoy en día guarda la monarquía británica en el castillo de Windsor.

Se trata de un formato de retrato del que hay pocos ejemplos a lo largo de la historia. En ese sentido cabría mencionar como antecedente un curioso retrato titulado Goldsmith visto desde tres posiciones que en el siglo XVI pintó el veneciano Lorenzo Lotto, y que Van Dyck conocería al formar parte de las Colecciones Reales británicas. Y a su vez es muy posible que la triple efigie de Carlos I acabará influyendo otra obra muy cercana en el tiempo de Philippe de Champaigne, quien en 1640 pintó un Triple retrato del Cardenal Richelieu.

En realidad, Van Dyck hizo esta vista triple para que le sirviera de extraordinario boceto e instantánea al escultor italianao Bernini, que desde la distancia iba a esculpir un busto del monarca. Incluso por eso, aparece vestido de tres maneras distintas, para dar más variantes. La escultura en mármol se hizo y fue entregada al rey, siendo todo un éxito. Y aunque el rey no la había pagado, sino que fue un regalo del Papa Urbano VII, acabó por darle un valioso anillo al escultor en agradecimiento por su gran trabajo. Sin embargo, hoy en día no podemos admirar esa obra, ya que quedó destruida durante un incendio en palacio.

Aunque nos queda esta tela y es muy interesante ver el detallado estudio del rostro del monarca, no tanto por la minuciosidad con la que nos proporciona todos sus rasgos, como para conocer un poco más de la moda estética de la época. Por ejemplo, para ver ese bigote peinado hacia arriba, o descubrir que el corte de la melena del rey es asimétrico. Algo que se puede comparar con otros retratos de la época.

Lo mismo ocurre con la ropa, sobre todo con los bordados y encajes que se ven en el cuello, en cada uno de los tres casos diferentes. Lo que sí que es idéntico en los tres retratos es que el rey aparece luciendo la banda azul de la Orden de la Jarretera, con la cual debería aparecer en el busto marmóreo.

Categorías: Barroco, Pintura