Arte

Inicio Pintura, Renacimiento Sofonisba tomando el veneno de Carotto

Sofonisba tomando el veneno de Carotto

Publicado por A. Cerra

Gianfrancesco Carotto (c. 1480 – 1555) fue un pintor del Renacimiento italiano especialmente interesado en representar a la mujer. Y como exponente de ello aquí podemos ver esta tela pintada al óleo con posterioridad al año 1507. Un cuadro que en la actualidad forma parte de la colección artística del Museo de Castelvecchio en Verona, la ciudad natal de este artista.

Sofonisba tomando el veneno de Carotto

La imagen está cargada de clasicismo y sin duda tiene algo de atemporal el espíritu de la representación. Vemos a Sofonisba vestido de modo clásico, en una actitud reflexiva y contemplativa, con la mirada perdida en el infinito. Su figura sentada sobre una silla de época domina toda la composición, ya que la vemos sobre un fondo neutro verdoso. Y delante todo su porte dominado por el azul de la túnica, el rojo del manto y la carnosidad de su cuerpo en la que destaca la gran mancha rosada que supone su brazo y el pecho izquierdo desnudo.

La mujer y su actitud nos transmite una sensación de languidez, lo cual va muy bien con lo que nos narra, porque la vemos en los instantes previos a que se beba una copa de veneno para suicidarse.

Sofonisba fue una mujer de la aristocracia cartaginesa, ya que su padre era el general Asdrúbal, y desde niña se le comprometió con el heredero al trono de Numidia: Masinisa. Sin embargo, con el paso del tiempo y las incesantes intrigas políticas entre Roma y Cartago, la joven se vio obligada a desposarse con otro gobernante númida.

A partir de ahí fue la protagonista de una serie de pactos y espionajes al más alto nivel, participando en secretas alianzas y traiciones continuas. Siendo así, en última instancia volvió a brazos de Masinisa, pero de alguna forma este la repudió e incluso quiso entregarla a los romanos gobernados entonces por Escipión el Africano. Si bien, le propuso una alternativa, y fue darle una copa con veneno para suicidarse. Y precisamente son los momentos previos a los que va a beber ese veneno lo que vemos en la imagen. Un instante en el que parece recordar su vida y de algún modo nos traslada un gesto de satisfacción.

Sofonisba en el siglo XVI y también durante el periodo barroco se convirtió en todo un símbolo de la mujer fatal, una mujer con poder, y que optó por matarse y morir dignamente antes que caer en manos de sus enemigos. No obstante, todo se mitificó y a día de hoy no está completamente aclarado qué ocurrió de verdad y qué es fantasía. De hecho es un personaje que ya desde la Antigüedad fue escrito y descrito de diversas formas, por lo cual se le conoce gracias a los relatos de grandes autores como Apiano, Diodoro Sículo, Plutarco o Salustio.

Categorías: Pintura, Renacimiento