Arte

Inicio Pintura, Renacimiento Susana y los viejos, Ribera

Susana y los viejos, Ribera

Publicado por Laura Prieto Fernández

El lienzo de Susana y los viejos es una de las obras menos conocidas del artista español José de Ribera, se trata de una de sus obras de juventud y sin embargo hasta hace poco tiempo el lienzo había sido atribuido al pintor. En el lienzo Ribera nos propone un modelo de virtud basado en el Antiguo Testamento a la vez que nos presenta el daño que puede cometer el pecado, en este caso la lujuria.

Susana-y-los-viejos-de-José-Ribera

José de Ribera más conocido en su época como Lo Spagnoletto (1591 – 1652), hijo de una familia modesta parece ser que el artista comenzó su formación en el taller de Francisco Ribalta aunque no se conserva ninguna obra de esta época, sin embargo el hecho más decisivo para su carrera profesional fue viajar a Italia siguiendo la estela de los grandes maestros renacentista y del tenebrismo caravagista del que Ribera era un gran admirador. Tras un tiempo viajando por las distintas regiones de Italia, Ribera se establece de manera definitiva en Nápoles donde pasará el resto de su vida. Allí se convirtió en uno de los pintores más representativos de su época, pese a ser foráneo lo que siempre causaba cierto recelo, y trabajó para algunos de los mecenas más destacados de la época; su fama traspasó frontera más allá de Italia o España donde sus lienzos influirán profundamente a artistas de la talla de Velázquez o Murillo.

Sin embargo y en esta ocasión no son muchos los datos de los que contamos sobre este lienzo, parece ser que la obra de Ribera Susana y los viejos pudo ser pintada en torno al año 1615. La obra pertenece a una colección particular y hasta hace unos pocos años se pensaba que su autor era Pietro Paolini, un artista barroco de segunda fila que siguió la estética tenebrista de Caravaggio y fue el impulsor de la escuela naturalista de Lucca. No obstante en la actualidad y tras múltiples estudios del lienzo, la autoría de Ribera parece indiscutible.

El artista nos presenta una escena basada en los textos del profeta Daniel en el Antiguo Testamento. En ellos se cuenta como Susana mientras se estaba bañando fue acosada por unos viejos jueces que querían mantener con ella relaciones sexuales, cuando ésta se negó fue acusada de adulterio y condenada a muerte. Gracias a la intervención del profeta Daniel, Susana pudo demostrar su inocencia y los jueces fueron ajusticiados.

El artista representa a una joven voluminosa y desnuda en primer término que tapa escrupulosamente su cuerpo a la mirada lasciva de los viejos que se asoman tras un muro e intentan tocarla. La piel blanquecina de la joven contrasta con los viejos que el artista ha representado bañados por una luz más oscura. Al lado de Susana se ha incorporado –se creen que de manera posterior- una fuente en la que se representa el juicio de Susana.

Especial mención merece la capacidad del artista para captar los sentimientos de los personajes estableciendo un contraste entre la lascivia que reflejan los rostros de los viejos y el miedo y la repulsión de la joven.

Categorías: Pintura, Renacimiento