Arte

Inicio Manierista, Pintura Susana en el baño de Tintoretto

Susana en el baño de Tintoretto

Publicado por A. Cerra

Este lienzo pintado al óleo es obra de Tintoretto quién lo realizó entre los años 1560 y 1565. Y en la actualidad forma parte de la colección del Museo de Historia del Arte de Viena, en Austria.

Al contemplar la imagen rápidamente se puede dividir en dos partes de superficie más o menos idéntica. En la zona de la izquierda, ocultos tras el follaje aparecen asomándose las cabezas de los viejos libidinosos que observan a la joven desnuda. Ésta ocupa la otra mitad de la imagen, la derecha, que el pintor nos la presenta saliendo del baño y admirando su propia belleza ante un espejo.

Susana en el baño de Tintoretto

Susana en el baño de Tintoretto

Esta clara división de la superficie del cuadro incluso puede hacer parecer que le falta unidad a la imagen, porque en la zona izquierda se manifiesta un claro ejemplo por intentar darle profundidad a la escena, mientras que en la zona de la derecha todo queda supeditado a la importancia del primer plano con el cuerpo desnudo de Susana.

La escena se basa en un relato bíblico y ha sido numerosas veces representado a lo largo de la historia del arte. Por ejemplo, es un tema que han representado Pedro Pablo Rubens, Paolo Veronese, Rembrandt, Giovanni Battista Tiepolo, Anton Van Dyck o la pintora barroca Artemisia Gentileschi. Y es que se trata de un pasaje de la Biblia, del libro de Daniel, con un fuerte contenido erótico y por lo tanto muy atractivo.

El relato nos cuenta como Susana, joven esposa de un rico, se va a bañar a un río, y dos viejos la siguen, la observan y luego le piden relaciones sexuales, amenazándola con que si no les satisface, la acusaran de adulterio. Ella, siendo una mujer temerosa de Dios, no accede. Pero los viejos la denuncian diciendo que había ido al bosque a solas, sin sus doncellas, para verse con un joven. El tribunal la condena, pero entonces interviene el profeta Daniel y consigue sonsacarles la verdad a los viejos y logra que liberen a Susana.

Eso en cuanto a la temática, y en lo referente a la técnica de este enorme lienzo (147 x 194 cm) se puede ver como Tintoretto construye toda la imagen a partir de manchas claras y oscuras.

Las zonas claras son cuatro. A la izquierda arriba se ve la perspectiva del jardín, y también a la izquierda pero abajo vemos la brillante calva de uno de los viejos. Y el otro también está en una zona clara, pero ahora en el centro arriba en la otra perspectiva del jardín. Y por último, la zona clara más destacada es el propio cuerpo de Susana.

Esta composición va guiando la vista de las cabezas de los viejos hasta el desnudo femenino, formando un triángulo que converge en la mujer, haciéndonos sensible al deseo de los ancianos, que se asoman de sus escondites, mientras que la belleza casta de la mujer se nos manifiesta esplendorosa pero inalcanzable. En definitiva, esta composición supone el ritmo de la obra y le da pureza a la escena, enfrentando el deseo senil a la inaccesibilidad de la joven.

Categorías: Manierista, Pintura