Arte

Inicio Cubismo, Pintura Tablero de ajedrez, vidrio y plato de Juan Gris

Tablero de ajedrez, vidrio y plato de Juan Gris

Publicado por A. Cerra

Esta obra del pintor español cubista Juan Gris realizada en el año 1917 es un magnífico ejemplar de su pintura de rasgos cubistas durante la fase más colorista de su producción.

En la imagen podemos ver uno de los rasgos definitorios del arte cubista, es decir, comprobar cómo los elementos se forman a partir de diversos planos entrecortados. Pero como características distintivas de este periodo de Gris es la aparición de sombreados y también de punteados.

Tablero de ajedrez, vidrio y plato de Juan Gris

Tablero de ajedrez, vidrio y plato de Juan Gris

De alguna forma, el arte está creando motivos casi de diseño, porque la pintura está dejando un valor intrínseco, y comienza a servir de inspiración para otras manifestaciones y disciplinas tanto artísticas como industriales.

Juan Gris a la hora de crear sus composiciones, consideraba que lo primero era tener la idea, y que luego ya llegaría la imagen de la cosa o cosas a representar. Para él, lo universal es el punto de partida y que desde ahí se llega posteriormente a lo particular. Es decir, la imagen final seguro que se acaba pareciendo a la idea inicial, que es la verdadera realidad según su teoría artística.

Por otro lado, también partía de la base de que un cuadro por su propia naturaleza es una arquitectura plana y coloreada. Los elementos fundamentales que definen a la pintura son los colores, las formas lineales y la unidad estética que une a unos y a otros. La función es representar, valorar en el sistema arquitectónico general y después valorar en el sistema específico del cuadro en que aparecen esos elementos.
El resultado es una construcción o interpretación de la realidad aparente hecha con esos medios pictóricos. Y siempre en Juan Gris hay una clara intención figurativa. De hecho, sus motivos son reconocibles, como aquí el tablero de ajedrez, el vidrio o el plato. Al igual que ocurre en otras obras suyas como Frutero, vaso y limón o Las tazas de té.

De cada uno de esos motivos a representar, él comienza investigando simultáneamente los constructivo y lo figurativo que los define, de ahí esos característicos enrejados y los planos entrecortados con los que lo representa. E incluso es capaz de plantear ciertas texturas en sus imágenes como aquí con el color de la madera o la transparencia del vidrio con líneas o masas geométricas de color blanco.

Es decir es una cuidada composición del conjunto y de cada elemento. En cuanto a la composición siempre es de una coherencia absoluta, aunque no completamente estática. En sus obras introduce cierto dinamismo gracias a composiciones piramidales y otras romboidales más atrevidas, con lo cual además de movimiento consigue plasmar el ritmo de la imagen.

Categorías: Cubismo, Pintura