Arte

Inicio Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX Ventana y puerta de una granja de Georgia O’Keeffe

Ventana y puerta de una granja de Georgia O’Keeffe

Publicado por A. Cerra

Este lienzo (101 x 76 cm) pintado al óleo es obra de la artista estadounidense Georgia O’Keeffe, quién lo pintó en el año 1929, y hoy en día forma parte de la exposición de pintura contemporánea del Museum of Modern Art de Nueva York, más conocido como el MoMA.

La tela nos muestra un detalle muy concreto de la granja de Lake George, al norte del estado de Nueva York. Un lugar que visitaban con regularidad todos los veranos tanto Georgia O’Keefe como su esposo el fotógrafo Alfred Stieglitz, de quién por cierto también se exponen obras fotográficas en el mismo museo neoyorkino.

Ventana y puerta de una granja de Georgia O'Keeffe

Ventana y puerta de una granja de Georgia O’Keeffe

De hecho, Stieglitz también tiene muchas fotos de esa granja, incluso de esa misma puerta. Y se pueden establecer paralelismos entre la forma de pintar de ella y la manera de fotografiar de él, viendo las diferencias que plasman en la estructura de la ventana, los postigos de los laterales o el frontón bastante ornamentado que corona toda la estructura.

O’Keeffe pretende con esta imagen concentrar en estos sencillos elementos tanto la esencia de lo más estadounidense como unas formas que llevan a la abstracción.

Seguro que ha contemplado esa ventana infinidad de veces en la realidad, pero a la hora de representarla regulariza todas sus formas, las achata, y quedan enmarcadas en un espacio muy estrecho para que apenas se pueda ver las paredes que tiene alrededor. Es decir, elimina casi por completo el contexto de ese elemento. Y finalmente construye una imagen a partir de una composición geométrica de rectángulos y colores, cuyo diseño de líneas y ángulos rectos, tan solo se ve roto por el triángulo del frontón superior en el que se distinguen los motivos ornamentales de trazado curvo.

Es una obra bastante diferente dentro de la producción pictórica que ha hecho más famosa a Georgia O’Keeffe, ya que generalmente se nos muestra como una pintora muy sensual, dedicada a representar formas orgánicas en las que abundan los excesos de color, que siempre es muy delicado y lujurioso al mismo tiempo.

Sin embargo, en este cuadro todo, absolutamente todo, es austero, tanto las formas como la paleta de colores.

En realidad, la obra oculta un enigma conceptual. Los postigos anuncian una ventana pero al parecer también encierran una puerta, con cuarterones rectangulares abajo y un gran vidrio arriba, que es el rectángulo verde. Es como si estuviera pintando una especie de broma sobre la transparencia. Los críticos expertos en la obra de O’Keeffe se siguen sorprendiendo con esta obra, ya esta pintora que era capaz de pintar mil y un colores en un solo pétalo de flor, en este caso nos plantea con ese curioso cristal una densa opacidad.

Categorías: Pintura, Vanguardias Artísticas del siglo XX