Arte

Inicio Escultura, Grecia, Mitología El Zeus de Olimpia

El Zeus de Olimpia

Publicado por Laura Prieto Fernández

La escultura de Zeus en Olimpia era una antigua escultura realizada en bulto redondo que el escultor Fidias realizaría en torno al año 435 a.C. No es de extrañar que un encargo tan importante fuera encomendado a Fidias, por aquellos años el escultor, arquitecto y pintor había sido uno de los más afamados en toda Grecia, a él se deben obras tan espectaculares como los relieves del Partenón o la imponente escultura de Atenea.

zeus olympia septima maravilla 3

La gigantesca escultura de Zeus mediría unos doce metros de altitud y su anchura sería tal ocuparía todo el frente de la cella (espacio reservado en el templo para albergar la escultura del dios al que éste estaba dedicado) del templo dedicado al dios.

La grandeza de la escultura de Zeus no sólo se correspondía con sus imponentes medidas sino que también estaba relacionada con la magnificencia de sus materiales, la obra era una escultura crisoelefantina es decir, estaba completamente modelada en marfil y tenía detalles de oro e incrustaciones de piedras preciosas.

Zeus, padre de todos los dioses y figura principal del panteón helénico, aparecería sedente en su imponente trono mirando hacia abajo. El imponente trono fue realizado de los mejores materiales (madera de ébano, marfil, oro, piedras preciosas…) y adornado con exquisitos relieves que después sirvieron de base para la realización de esculturas individuales y exentas como por ejemplo la Atenea Partenos o Los hijos de Níobe. Como Fidias ya había hecho en la escultura de Atenea decidió representar en uno de los laterales del trono el nacimiento de un dios, en este caso escogió el nacimiento de Afrodita la diosa del amor e hija de Zeus.

El dios estaba ataviado con un paño que le cubriría la parte inferior del cuerpo y las piernas mientras que su torso se encontraría desnudo; su cabeza estaba coronada con hojas de olivo. En una mano el padre de los dioses portaba su cetro coronado por un águila –su símbolo- mientras que en la otra mano sostenía una pequeña escultura de alada que representaba a la Niké, la diosa de la victoria.

La estatua de Zeus en Olimpia formaba parte de las Siete Maravillas de la Antigüedad junto con otras obras como El templo de Artemisa en Éfeso, El Faro de Alejandría, El Coloso de Rodas, Las Pirámides de Egipto, Los Jardines Colgantes de Babilonia y El Mausoleo de Halicarnaso. Desafortunadamente tan sólo las pirámides han llegado hasta nuestros días y lo que conocemos de la Estatua de Zeus es en gran medida gracias a las descripciones que hace el geógrafo e historiador Pausanias en los diez libros de su Descripción de Grecia.

zeus olympia septima maravilla 5

No obstante diversas fuentes antiguas nos hablan de varias reproducciones escultóricas de la estatua pero tampoco ha sobrevivido ninguna hasta la actualidad, lo que sí podemos encontrar son monedas acuñadas bajo el reinado de Adriano en la zona de Elís. En ellas aparece por un lado la escultura del dios representada de perfil y por el otro el rostro de Zeus también de perfil. Con todo pare ser que las imágenes que aparecen en las monedas se ajustan bastante con la descripción realizadas por Pausanias lo que otorga al historiador cierta credibilidad.

Categorías: Escultura, Grecia, Mitología