Arte

Inicio Arquitectura Antiguo y Nuevo Parlamento de Canberra

Antiguo y Nuevo Parlamento de Canberra

Publicado por A. Cerra

Antiguo Parlamento de Canberra

Canberra es la capital de Australia, y como tal, es la ciudad donde se encuentran muchas de los edificios que albergan los edificios gubernamentales. De hecho, Canberra fue una urbe que se construyó ex profeso para ello. Una ciudad que se inventaron de cero para que sirviera de capital a una recién creada nación australiana a comienzos del siglo XX.

Hasta entonces este enorme territorio se organizaba por seis colonias británicas, entre las cuales había dos que se habían enriquecido de manera especial: Nueva Gales del Sur y Victoria, cuyas capitales eran Sidney y Melbourne, respectivamente. Los ciudades desconfiaban una de la otra, por lo que se llegó al acuerdo de que ninguna de ellas podía ser la capital del nuevo país unificado y se decidió crear una nueva.

La elección recayó en un paraje de bosques, ríos y colinas donde no había nada urbanizado. Así que se convocó un concurso internacional para que arquitectos de todo el mundo presentaran sus proyectos urbanísticos. Y el vencedor fue el estadounidense Walter Burley Griffin de Chicago, quien iba a diseñar Canberra contando con la estrecha colaboración de su esposa Marion Mahony Griffin.

Aquella construcción comenzó en el año 1913 y se iba a prolongar durante décadas. Si bien, durante todo este tiempo se respeto los ideales del proyecto primigenio, los cuales estaban inspirados en las corrientes de comienzos del siglo XX de “ciudad embellecida” y “ciudad jardín”. De ahí la importante presencia de la naturaleza y el arbolado en el diseño de la ciudad, donde incluso se construyó un gran lago artificial con el nombre de Burley Griffin.

Obviamente crear una ciudad de la nada llevó mucho tiempo. Y ejemplo de ello es el Antiguo Parlamento, el cual no se acabó hasta el año 1927. El edificio ya se concibió como algo provisional, sin embargo iba a perdurar durante décadas. Su diseño arquitectónico recayó en John Smith Murdoch, quién optó por un estilo neoclásico denominado “despojado” por su simpleza ornamental, y donde en realidad tan apenas hay elementos clásicos, salvo la idea de orden y la simetría.

Nuevo Parlamento de Canberra

El caso es que la obra, pese a su funcionalidad estuvo en uso hasta 1988. Fecha en la que se inauguró un moderno Nuevo Parlamento. Por su forma se le conoce como el edificio bumerán, ya que replica de forma doble este instrumento típico de Australia. Mientras que en centro hay un enorme mástil de más de 80 metros de altura. Todo tiene un carácter subterráneo, ya que su cubierta es principalmente un superficie de césped, lo cual emparenta este proyecto de los arquitectos Mithcell, Giurgola & Thorp con el propósito del urbanismo original del matrimonio Griffin.