Arte

Inicio Arquitectura, Prerrománica Capilla Palatina Aquisgrán

Capilla Palatina Aquisgrán

Publicado por Laura Prieto Fernández

La Capilla Palatina de Aquisgrán es uno de los mayores monumentos conservados del arte carolingio. Mandada construir por Carlomagno entre el 790 y el 805, la iglesia formaba parte de un conjunto palatino mucho mayor del que no se ha conservado nada.


Carlomagno habría mandado construir su conjunto real sobre los restos de unas antiguas termas romanas de hecho una de las aspiraciones del emperador era imitar las grandes construcciones imperiales de Roma. El conjunto palatino debía conformarse por la capilla (flanqueada por dos basílicas), las termas y el aula palatina además de otros edificios como los aposentos, estancias para la servidumbre y los funcionarios reales etc.

Tan sólo la capilla ha llegado hasta nuestros días. Ésta, dedicada a la Virgen María, debía albergar los restos de la capa de San Martín por lo que se configuraría como capilla relicario además de oratorio personal del emperador. En ella aparecían grabados los nombres de los arquitectos que intervinieron en su construcción pero poco más, a parte de su nombre sabemos de ellos: Eudes de Metz y Odón de Metz.

La planta centralizada se configura a través de dos polígonos: al interior un octógono central es rodeado de un cuerpo poligonal de dieciséis lados que actúa como deambulatorio. Sobre el deambulatorio una altísima tribuna cubierta con bóveda de cañón se abre al espacio central a través de dos cuerpos de vanos; el cuerpo inferior se configura a través de tres arcos de medio punto separados por columnas corintias, mientras que el espacio superior es un solo arco de medio punto cuya luz se divide en tres gracias a dos columnas semejantes a las del piso inferior.

El espacio central por su parte se separa del deambulatorio por gruesos pilares de piedra y es cubierto por una cúpula octogonal que se apoya en un tambor, igualmente octogonal, en el que los vanos de medio punto iluminan el espacio interior.

Paso del octógono interior al hexadecágono exterior se cubre con bóvedas cuadripartitas ligeramente irregulares que se adaptan a la forma entre los dos espacios.

En el eje Oeste- Este, frente a la entrada, se disponía un ábside cuadrangular que servía como altar mayor y que en el S.XIV fue sustituido por una capilla realizada en estilo gótico que planteó más de un problema de estabilidad.

Al exterior el aspecto de la capilla es realmente pobre contrastando con la riqueza ornamental de mármoles interiores. El acceso a la capilla se realiza a través de una portada westwerk, un acceso típicamente carolingio y que después heredará el gótico alemán el cual consistía en una gran portada flanqueada por dos torres laterales. Mientras que el exterior es ciertamente insípido, la fachada principal se realizó en piedra de sillarejo, en el interior el emperador no escatimó en gastos. Los mármoles utilizados fueron traídos de Roma y Rávena, mosaicos de gran calidad cubrían tanto las bóvedas y cúpulas como las paredes etc.

La capilla sufrió numerosas intervenciones: poco después de ser construida fue remodelada, sufrió un incendio, se incorporó la capilla gótico, se eliminaron añadidos, fue remodelad etc. Sin embargo a pesar del tiempo transcurrido y de las remodelaciones sufridas aún hoy la capilla nos trasmite la fuerza y el poder que tuvo el emperador carolingio.

Categorías: Arquitectura, Prerrománica

No hay comentarios para “Capilla Palatina Aquisgrán”