Arte

Inicio Arquitectura, Románica Castillo del Monte en Andria

Castillo del Monte en Andria

Publicado por A. Cerra

Castillo del Monte en Andria

A este castillo medieval ubicado en la región de Apulia, al sur de la Península Itálica, hay que considerarlo desde varios puntos de vista, ya que se trata de una construcción muy interesante por su historia, por su arte y también por los misterios que todavía hoy oculta. No es extraño que por todo ello esté catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Sus orígenes se remontan hacia mediados del siglo XIII. Sería el emperador Federico II de Suabia quien lo mandaría edificar más o menos en el año 1240. Este personaje de origen centroeuropeo y de la dinastía Hohenstaufen se había enriquecido notablemente con las cruzadas. Tanto que incluso se había convertido en rey de Jerusalén, un título que se sumaba al de Emperador del Sacro Imperio y la de Rey de Sicilia, de ahí su presencia al sur de Italia.

En este lugar fue donde decidió construirse una residencia con apariencia de fortaleza, aunque por sus materiales difícilmente hubiera resistido ningún ataque. Aún así su estética en lo alto de una colina es imponente, siendo una obra de auténtico aparato para el monarca.

La edificación en sí mezcla diversos estilos constructivos. Tiene elementos propios de románico, pero también hay otros que podríamos ubicar en la arquitectura gótica, además de recuerdos del arte clásico e incluso evocaciones del arte oriental y musulmán que el emperador habría visto con sus propios ojos en el Próximo Oriente.

No obstante, esas singular fusión de estilos e influencias no es lo más llamativo del castillo. Lo que realmente es destacaba es la forma octogonal que domina el conjunto y también sus partes. La planta de la fortaleza es octogonal, en cada una de sus ocho esquinas también tiene un torre octogonal, donde se distribuyen casi como un laberinto ocho habitaciones trapezoidales, y el centro del conjunto también es un patio octogonal. Sin duda ese diseño basado en el número 8 y en el octógono está cargado de simbolismos, como por ejemplos ser un recuerdo a las formas de la Capilla de Aquisgrán donde Federico II fue coronado emperador.

No obstante, hay otros muchos símbolos que se nos escapan por completo. Por ejemplo, ¿por qué se ha creado una especie de laberinto interior, siendo muy difícil orientarse e incluso llegar hasta el salón del trono? O, ¿por qué están orientadas sus estancias de manera que la luz cobra un papel muy importante en ciertos momentos del calendario solar? Estas y otras muchas curiosidades han hecho que el castillo haya sido objeto de todo tipo de interpretaciones y leyendas. A lo cual se suma la presencia de imágenes vinculables a la masonería.