Arte

Inicio Arquitectura, Contemporánea El Arco Gateway de San Luis, Estados Unidos

El Arco Gateway de San Luis, Estados Unidos

Publicado por A. Cerra

La arquitectura contemporánea de las últimas décadas se ha desarrollado en los más variados tipos de edificios. Desde sedes de bancos como el que proyectó Norman Foster en Hong Kong, aeropuertos como el de Kansai en Osaka o miradores como el novedoso Dubái Frame. Y desde luego la arquitectura también ha entrado en una especie de vorágine por crear estructuras de lo más espectaculares. Y para ver ejemplos no hay que buscar en lo que se construye en los años más recientes del siglo XXI. También ese espíritu se encuentra en la centuria pasada, por ejemplo en el Arco Gateway de la ciudad de San Luis en Estados Unidos.

Arco Getway de San Luis

Estamos ante una construcción inaugurada en el año 1965. Un gigantesco monumento conmemorativo con el que se quería homenajear a Thomas Jefferson, y sobre todo al papel que cumplió esta urbe estadounidense en el desarrollo del país hacia las tierras del Lejano Oeste.

El monumento fue objeto de un concurso internacional, y el vencedor fue el arquitecto Eero Saarinen, de Estados Unidos aunque originario de Finlandia.

Se trata de una grandiosa puerta en forma de arco que alcanza los 192 metros de altura y que es visible de forma espectacular desde las orillas del río Mississippi. Pero no se trata simplemente de un monumental arco que enmarcar por ejemplo el Palacio de Justicia de la ciudad o que se vincula con el puente Eads sobre el río, del que toma su estructura de acero tubular.

Además de eso el Arc Gateway dispone de diversos espacios en su interior, y también en su subsuelo. Allí está el Museo de la Expansión hacia el Oeste, al igual que hay salas de cine. Y después todo el arco se recorre en unos ascensores en forma de cápsulas que llevan a un fantástico mirador sobre la ciudad.

Como ya hemos dicho toda la construcción es en acero, lógicamente inoxidable en su parte exterior. El cual se presenta en placas con forma de triángulos equiláteros que permiten darle la curvatura, ya que se van haciendo más pequeños conforme la estructura gana altura. Mientras que al interior, y sin contacto con el aire libre, los materiales elegidos fueron el hormigón y el acero, pero ahora al carbono.

Y también las dos bases del arco son en forma de triángulo equilátero, eso sí sustentadas en unos cimientos que se hundem casi hasta los 19 metros de profundidad. Unas dimensiones considerables que aguantan el peso de toda la estructura, pero que también están pensadas y diseñadas para soportar terremotos y sobre todo fuertes vientos. De hecho los cálculos indican que el Arc Gateway de San Luis podría resistir vientos muy superiores a los 240 kilómetros por hora, ya que está diseñado con una capacidad de inclinación de hasta 23 centímetros.

Categorías: Arquitectura, Contemporánea