Arte

Inicio Arquitectura, Renacimiento Fachada Universidad de Salamanca

Fachada Universidad de Salamanca

Publicado por Laura Prieto Fernández

La Universidad de Salamanca fue fundada en el Siglo XIII, fue la segunda universidad creada en la Península Ibérica y aún hoy cuenta con una reputada fama y prestigio.


Su fachada que data de 1529, es quizás uno de los mejores ejemplos de arte plateresco, una variante arquitectónica y estilística que se desarrolla en los primeros años del Siglo XVI. El arte plateresco, también conocido como Isabelino, estilo Reyes Católicos o Protorrenacentista, adquiere su nombre debido a su estrecha relación con las decoraciones que se realizaban en la plata. Se trata en realidad de un estilo puramente ornamental ya que los aspectos constructivos siguen siendo góticos; la decoración ecléctica combina elementos renacentista con otros extraídos del gótico flamígero o lombardo y la incorporación de elementos mudéjares.

La fachada de esta universidad se configura como una fachada-retablo es decir, un tipo de fachada que, estructurada en calles y pisos, engalana la estructura exterior del edificio y donde se lleva a cabo un importante desarrollo del programa iconográfico encubriendo los espacios que se desarrollan en el interior de la construcción. El acceso al edificio se realiza a través de una doble arcada de arcos rebajados que dan paso a un zaguán. Los arcos parece que han cedido por el peso visual que contiene el resto de la estructura.

La fachada se divide en tres pisos a través de gruesos frisos. El piso inferior se divide en cinco espacios verticales de los cuales el central es más ancho que los demás y en él aparece un gran tondo con la efigie de los Reyes Católicos y una inscripción en griego que reza: “Los Reyes a la universidad y ésta a los Reyes”. El resto de los compartimentos están profusamente decorados con motivos animales, vegetales y humanos.

El segundo cuerpo también aparece dividido en cinco registros, el central tiene el gran escudo de armas de Carlos I junto con el collar representativo de la orden del Toisón. En los compartimentos que lo flanquean el escudo con el águila imperial y el de la orden de San Juán. En los compartimentos de los extremos dos tondos que representan a Hércules y a Hebe. Sobre los escudos y los tondos unas veneras albergan figuras cuya identificación es, aún hoy, muy discutida.

Las figuras del último piso también han representado muchos problemas iconográficos. En el centro la figura de un papa en su cátedra y rodeado de su corte, este pontífice se ha relacionado con la figura de Martin V aunque no se sabe a ciencia cierta, también podría ser Alejandro IV o Benedicto XIII. A los laterales la representación de Eva junto con Caín y Abel, este grupo se completaría con la presencia de un ángel pero no es del todo segura su identificación. En la parte derecha la figura de Hércules aparecería acompañada por unos supuestos Juno y Júpiter.

Todo el conjunto aparece profusamente decorado, horror vacui, con representaciones humanas, animales y vegetales en las más variadas y complicadas formas. Se utiliza una graduación del relieve –alto relieve en el primer piso, medio en el segundo y bajorrelieve en el tercer piso- que ayuda a crear una sensación de realismo en el conjunto y es uno de los efectos ópticos más utilizados en el plateresco.

Categorías: Arquitectura, Renacimiento