Arte

Inicio Arquitectura, Islámica Gran Mezquita de Kilwa Kisiwani

Gran Mezquita de Kilwa Kisiwani

Publicado por A. Cerra

Hoy os queremos hablar de un monumento que es una mezcla de historia, arte y leyenda. Hablamos de la Gran Mezquita de la ruinas de Kilwa Kisiwani en una pequeña isla de la costa de Tanzania. Un lugar realmente impresionante cuyos vestigios nos hablan de un importante puerto marítimo entre los siglos XI y XVI que se enriqueció por el comercio entre Asia y África, ya desde aquí sobre todo tenía una salida al mar el oro y metales del Gran Zimbabwe. Si bien es cierto que también desde aquí salió mucho marfil africano y una enorme cantidad de esclavos negros.

Gran Mezquita de Kilwa Kisiwani

El caso es que de aquella ciudad con un intenso tráfico comercial nos han llegado unas impresionantes ruinas, casi comidas por la jungla y que están declaradas desde hace décadas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Allí está hay varios edificios de interés como los palacios de Husuni Kubwa o de Makutani, y otras construcciones como la Gereza o prisión. No obstante, de todo el conjunto lo más valioso es la conocida como Gran Mezquita de Kilwa Kisiwani.

Este edificio es fruto de varios periodos de construcción que van desde el siglo XI al XIII, y posteriormente en el siglo XV. Fue en la primera fase cuando se construyó íntegramente cubierta, sin patio al aire libre, un hecho excepcional. Como también es excepcional el material utilizado para su construcción: la piedra coral. Si bien es cierto que con ella se levantaron todos los grandes edificios de la ciudad.

El techo de esa mezquita estaba compuesto por 16 cúpulas, las cuales se sostenían a base de un sistema muy ingenioso de pechinas y subcúpulas, todo ellos soportado por tan solo 9 recios pilares de piedra. Y a eso más tarde se le añadiría una gran cúpula central que durante siglos fue la mayor de esta zona del mundo. La verdad es que era una mezquita impresionante, que dejó maravillados a todos los viajeros, orientales y occidentales que llegaron hasta esta próspera isla. Y eso que no era la única mezquita del lugar, hubo muchas otras, y es que la ocupación de Kilwa Kisiwani se estima de unos 12.000 habitantes.

Lo cierto es que debió ser una ciudad esplendorosa y la Gran Mezquita, cuando se construyó fue todo un hito para todo el mundo musulmán, ya que debido a la intensidad comercial hacía que su fama se extendiera. De hecho, Kilwa Kisiwani era la sede de un amplio imperio económico que dominaba gran parte de la costa africana del océano Índico. Sin embargo, eso prácticamente iba a desaparecer de la noche a la mañana. Y en gran parte el culpable fue el navegante portugués Vasco de Gama, el cual camino de la India, recaló aquí en 1502, lo que sirvió para que Portugal, en plena expansión colonial, quisiera que el sultán de la ciudad le rindiera pleitesía. A lo cual se negó y eso fue el principio del fin. Por esa razón, hoy de todo aquello solo nos han llegado unas ruinas, tan hermosas como sobrecogedoras.

Categorías: Arquitectura, Islámica