Arte

Inicio Arquitectura, Grecia El templo de Poseidón del Cabo Sunion

El templo de Poseidón del Cabo Sunion

Publicado por A. Cerra

Uno de los templos más espectaculares que se conservan de la Antigua Grecia está en el Cabo Sunión, a unos 70 kilómetros de Atenas. Un emplazamiento único, ya que desde aquí se controlaba la entrada de barcos al puerto ateniense y el tráfico por el mar Egeo. Es decir que las vistas sobre este cabo a 60 metros sobre el mar son magníficas, y por supuesto era el lugar ideal para levantar este templo de orden dórico dedicado al dios del mar.

Templo de Poseidón

El templo de Poseidón data del siglo V antes de Cristo y aunque quedan más o menos un tercio de las columnas que tuvo originalmente, lo cierto es que con ellas nos podemos imaginar su gran prestancia. Son columnas de más de 6 metros de alto y de orden dórico, pero tienen varias particularidades. Por ejemplo, esas columnas en su base tienen un diámetro de un 1 metro. Y sin embargo en su parte más alta, ese diámetro se ha reducido hasta los 80 cm. Con ello conseguían un agradable efecto óptico que estilizaba la construcción.

Y otro detalle muy interesante es que habitualmente las columnas dóricas tienen 20 acanaladuras recorriendo su fuste. Sin embargo aquí se reducen a 16. ¿Por qué? Para abrir menos los poros del mármol y hacerlo más resistente a la acción erosiva del salitre ambiental.

De este templo del Cabo Sunión no solo nos han llegado las columnas. También hay restos de los frisos decorados con relieves que hubo en la construcción. En esos restos se ven elementos que narraban la lucha entre lapitas y centauros, al igual que ocurre en algunos de los templos más importantes de la época como son el Partenón de Atenas o el Templo de Zeus de Olimpia.

Y también se ven relieves que se relacionan con la leyenda de Teseo. En esa leyenda se cuenta que si el joven vencía al minotauro tenía que regresar en barco a su tierra llevando las velas blancas. Pero cuando emprendió la vuelta a casa tras vencer al monstruo, se olvidó de cambiar el velamen negro que llevaba en su nave, así que regresó con las velas de ese color. Y eso lo vio desde el Cabo Sunión su padre Egeo, y entristecido por la supuesta muerte de su hijo, decidió suicidarse desde este punto al mar.

Así que el emplazamiento del templo de Poseidón es un sitio cargado de leyendas, y que incluso aparece en el relato de La Odisea.

Si bien no ese su único vínculo literario. También fue un sitio que fascinó a comienzos del siglo XIX al poeta romántico Lord Byron. El cual inscribió su nombre en el lugar y hasta deseó que fueran trasladados sus restos hasta esta ubicación. En definitiva, que este templo de Poseidón suma a sus valores artísticos, otros elementos legendarios e históricos, además de su encanto visual sobre el mar.

Categorías: Arquitectura, Grecia