Arte

Inicio Arquitectura, Barroca Hôtel de Soubise

Hôtel de Soubise

Publicado por A. Cerra

Este palacete u Hôtel de Soubise, ubicado en París y construido a partir del año 1704 por el arquitecto Pierre Alexis Delamair es un excelente ejemplo de un tipo de arquitectura francesa que se desarrolló a comienzos del siglo XVIII y que se denominó Estilo Regencia.

Ese nombre se debe a que inicialmente coincidió con el periodo (1715 – 1723) en el que Felipe de Orleans ejerció como regente hasta que creciera el joven y futuro Luis XV. Y es que ese corto periodo de tiempo históricamente marcó una transición entre el todopoderoso reinado de Luis XIV y otro periodo menos esplendoroso en la historia de Francia. E igualmente se puede observar esa transición en el arte, ya que al periodo de grandilocuencia del Rey Sol, con obras tan descomunales de finales del Barroco como el Palacio de Versalles le iba a suceder un arte mucho más desenfadado en las formas, lo que conocemos como Rococó.

Hôtel de Soubise

Pues bien, entre esos dos momentos se desarrolló el Estilo Regencia, el cual luego se prolongaría como Estilo Luis XV, sobre todo en los elementos de mobiliario y de artes decorativas que abundan en este Hôtel de Soubise.

El objetivo de este mobiliario y elementos ornamentales ya no es enfatizar la figura del monarca, sino darle a todo un tono más equilibrado y también más íntimo y reservado. En este palacete y en otros de la época se aprecia cómo se van sucediendo las pequeñas salas y los tocadores, mientras que en el periodo anterior hubieran sido suntuosos y solemnes salones barrocos.

Y al igual que las estancias se hacen más pequeñas, lo mismo ocurre con sus muebles. Un mobiliario para los que se pone de moda usar como materiales el bronce dentro de los metales y la madera de palisandro. Además en las piezas de carpintería, suelen recurrirse a las finas marqueterías de formas geométricas y que juegan con las diferencias entre el claro y el oscuro.

Interior del Hôtel de Soubise

Otra característica del interior de estos edificios aristocráticos es que comienzan a desaparecer los grandes tapices que pasan a sustituirse por revestimientos de madera, los llamados boiseries, en los que suele haber ciertos adornos de tono frívolos. Al igual que si antes se colgaban grandes lienzos de temas y batallas históricas o retratos, ahora se opta por cuadros o murales mucho más pequeños con escenas mitológicas.

Categorías: Arquitectura, Barroca